La despenalización del consumo de drogas agita polémicas

Lo aplicaría la Corte Suprema de Justicia en un fallo que sería dado a conocer en los próximos días, tras el cual quedaría sentada jurisprudencia. Sin embargo, esa decisión judicial podría complicar aún mas la labor de prevención de las adicciones y de represión del comercio de estupefacientes. A La Rioja la sorprende en medio de una reforma judicial por la cual los jueces locales comenzarán a investigar esas causas. Preocupación en la iglesia.
En una causa judicial que resolvería en las próximas horas, la Corte Suprema de Justicia podría decidir que tener droga para consumo personal no puede ser penado como delito, porque sostendrá que la adicción es una enfermedad. El problema es que se desconoce como se aplicará ese fallo y cual es la cantidad de droga en poder de una persona que marca la diferencia entre consumo y venta.

La intención de la Corte, al parecer, es distinguir como enfermos a los drogadictos y poner bien en claro que la despenalización corre para la tenencia y no para el tráfico, que seguirá siendo castigado.

Esa decisión se opuso a la llamada “caso Colavini”, que en 1978, durante la última dictadura militar, decidió penar la tenencia de estupefacientes cualquiera sea la cantidad, la cual fue confirmada en 1990, durante el gobierno de Carlos Menem.

La decisión de despenalizar la tenencia de droga en pequeñas cantidades ya había sido tomada por los jueces actuales a mediado de marzo, pero no se decidía aún el momento de hacerlo. No obstante, ya habrían acordado emitir un fallo en ese sentido para febrero.

Los primeros jueces que estarían a favor de la despenalización serían Raúl Zaffaroni, autor del borrador de la primera sentencia, y Juan Carlos Maqueda. También apoyarían el fallo Enrique Petracchi, quien ya en 1986 avaló con rgumentos propios la despenalización, Carmen Argibay, Ricardo Lorenzetti y Elena Highton.

En cambio, Carlos Fayt, quien votó en disidencia con Petrecchi en 1986 y en consonancia con la mayoría en 1990, mantendría su postura contraria a la despenalización.

En La Rioja, mas confusión

Si el fallo de la Corte prospera, generará mayor confusión a la ya existente y derivada de la decisión del gobierno local de habilitar a la justicia provincial para intervenir en causas por drogas.

Desde enero, la justicia local actuará en esos hechos, aunque aún no se conoce a ciencia cierta cual será el límite que tendrá un caso para ser competencia provincial o federal.

Se dice que, en principio, los jueces locales actuarán en causas por consumo y cuando los detenidos hubiesen tenido en su poder una escasa cantidad de drogas, pero no hay límites concretos establecidos.

Tampoco queda claro que ocurrirá con esas causas si, finalmente, la Corte Suprema entiende que tener drogas para consumo personal no es delito. Ni cual es la cantidad límite entre droga para consumo personal y para la venta, toda vez que los denominados "dealers", generalmente jóvenes adictos que pagan su adicción vendiendo, tienen en su poder escasas cantidades porque comercializan al "minoreo".

"Enorme favor al minorista"

El titular de la Asociación Antidrogas, Claudio Izaguirre, sostuvo que si la Corte falla como se prevé le hará "un enorme favor a los vendedores minoristas". La despenalización, opinó, "es una decisión que va a traer gravísimos problemas y lo que va a suceder es que se va a volver a un régimen muchísimo más duro por las consecuencias que va a generar".

"Hasta ahora –afirmó- el adicto que llegaba a un tribunal por tenencia de una pequeña cantidad era mandado a un centro de rehabilitación y el Estado pagaba el tratamiento. (Si se despenaliza la tenencia para consumo) el adicto lamentablemente no va a tener posibilidades de atenderse salvo que cuente con el dinero suficiente para hacerlo".

Advierten que el adicto también es socialmente peligroso

Eduardo Kalina, un médico psiquiatra y especialista en adicciones, opinó sobre la posibilidad de despenalizar la tenencia de drogas, en un reportaje concedido a la prensa nacional.

"Creo que están actuando erradamente, se sigue no diciendo la verdad", aseguró el especialista en adicciones, al rechazar un posible fallo de la Corte Suprema de Justicia que avalaría despenalizar el consumo de drogas.

"Desde el gobierno de Carlos Menem en adelante, todos los gobiernos se dedicaron a quitarle presupuesto a todo el trabajo contra a droga, a los centros, a la formación de gente y a todo lo que se hizo para tratar de atender a la población que había caído en esta horrorosa enfermedad", agregó Kalina.

En este sentido, sostuvo: "Había que darle la opción de tratamiento a esta gente y sólo se metería preso a los adictos que salieran a delinquir, y si no se trataban tenía que cumplir la pena, esa era el espíritu de la ley".

"Luego -explicó Kalina- comenzó la etapa de deformaciones donde la policía se asociaba (…)", y a partir de ahí "los jueces saturados del tema, comenzaron a actuar de diferentes formas porque no tenían donde mandar a los chicos e imponer tratamientos raros o los mandaban a la cárcel".

El especialista dijo que "la solución que encontraron es un "viva la pepa", porque no es que a uno o dos chicos con marihuana le hicieron un juicios, tendría que ser un juez loco (…) el juez merece un juicio político, porque a un chico mandarlo preso por dos cigarrillos de marihuana, me huele raro".

Agregó: "Pero ahora, un tipo que anda con pasta cinco o seis cigarrillos de pasta base es para uso personal, es un arma siniestra; esta gente no entiende que esta sustancia provoca unos daños irreversibles".

Para finalizar, afirmó a modo de ejemplo: "El individuo que fuma marihuana y maneja es un peligro para los demás".

La iglesia, preocupada

La Iglesia expresó este fin de semana su "total rechazo" a la probable acordada de la Corte Suprema que resolvería, en un caso puntual, que la tenencia de drogas para consumo personal no debe ser sancionada penalmente, decisión que abriría un antecedente en la jurisprudencia.

"La Iglesia se seguirá oponiendo a todo lo que atente contra la vida humana, nuestro rechazo es total", dijo el titular de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, el laico Eduardo Serantes, ante el eventual fallo del máximo tribunal que determinaría que tener drogas en "pequeñas cantidades" no es un delito.

El referente del organismo asesorado por el obispo Jorge Casaretto, presidente de Comisión Episcopal de Pastoral Social, advirtió que "no es una novedad que el flagelo de la drogadicción mata, sea cual sea el grado de consumo" de una persona.

Serantes, haciéndose eco del reclamo de los obispos, exhortó a convertir la lucha contra el narco-negocio en "política de Estado" y criticó que "en lugar de tolerar las drogas, no se ponga mayor énfasis en el tratamiento de los consumidores y en la captura de traficantes y productores".

Asimismo, reiteró que la Iglesia "seguirá trabajando" en su campaña de prevención de las adicciones, porque considera que la "clave" está en las familias y en las escuelas.

Serantes recordó que diversas organizaciones que integran el Foro "De Habitantes a Ciudadanos" llevaron al Congreso un anteproyecto de ley sobre prevención sobre adicciones, mientras que la Acción Católica Argentina trabaja desde setiembre en una campaña nacional en igual sentido.

En noviembre de 2007, la Conferencia Episcopal Argentina presidida por el cardenal Jorge Bergoglio advirtió que "el narco-negocio se instaló en nuestro país, prospera exitosamente, destruye familias y mata. Nuestro territorio ha dejado de ser sólo un país de paso".

La propuesta legislativa entregada en setiembre por el propio Serantes y Casaretto a diputados de diferentes bloques, tiene como objetivo impulsar la creación de un "Programa Nacional de Educación y Prevención sobre el Consumo de Drogas", que debería implementar el Ministerio de Educación en coordinación con el SEDRONAR, Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico.

Comentá la nota