Despedidos con auto nuevo

La multinacional con sede en Santa Fe insiste en que reducirá su plantel. Los sindicatos denuncian que quieren reconvertir operarios calificados en remiseros.

Operarios. Frente a las oficinas del Ministerio de trabajo de Santa Fe.

En las oficinas del Ministerio de Trabajo de Santa Fe se pelea hace 15 días por los despidos que pretende poner en marcha General Motors. Se discuten 436 puestos de trabajo y está vigente una conciliación obligatoria que no impidió que haya negociaciones por debajo de la mesa. Como anticipó Crítica de Santa Fe, en la planta de Alvear se habla con insistencia de que la empresa quiere pagar las indemnizaciones en especie, es decir: con autos.

“Oficialmente, no empezamos a hablar de despidos ni a negociar indemnizaciones. Pero es verdad que se informó que hay 16 trabajadores negociando su desvinculación al margen de la negociación. Desconocemos si ellos están negociando un extra con automóviles”, explicó la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani, a este diario.

Fuentes gremiales recordaron que la empresa usó la entrega de automóviles para sacarse de encima a otros operarios, en otras ocasiones. Que los Corsa formaron parte de la negociación muchas veces. La última jornada de conversaciones entre los dirigentes de SMATA y la compañía fracasó ante la presencia de los funcionarios provinciales y nacionales. General Motors anunció que la planta seguirá cerrada hasta el 10 de noviembre. Y los representantes de los trabajadores se mostraron pesimistas. “La negociación está difícil porque ellos nos proponen reducir los despidos de 436 a 300”, explicó en las últimas horas Gabriel Bienucci, el secretario gremial de SMATA. La empresa dice que perdieron el mercado de Chile, que cayeron los pedidos de Brasil, y que esperan que bajen las ventas en la Argentina. Todos los que participan del conflicto dan por descontado que, finalmente, habrá despidos y que no serán pocos. Mañana habría una nueva reunión. En el gobierno nacional creen que los despidos en GM pueden convertirse, en el inicio de la crisis, en un caso testigo.

Comentá la nota