Un despedido y un preso por espionaje

Mauricio Macri echó al jefe de la Policía Metropolitana Osvaldo Chamorro y el juez Oyarbide ordenó la detención del ex comisario Jorge "Fino" Palacios.
El escándalo por las escuchas telefónicas volvió a dejar ayer en el ojo de la tormenta a la Policía Metropolitana luego que el Gobierno porteño echara a su jefe transitorio, Osvaldo Chamorro y la Justicia detuviera al primer nominado de Mauricio Macri para ese cargo, el ex comisario Jorge "Fino" Palacios.

Chamorro había quedado en la cuerda floja el lunes por la noche cuando se descubrió que había pedido información económica y patrimonial del jefe de Gabinete de la administración Macri y de legisladores y dirigentes opositores. Incluso el juez Oyarbide sospechaba que también podrían haber sido víctimas de estas escuchas el matrimonio presidencial, pero anoche fuentes judiciales descartaban esta posibilidad.

La salida de Chamorro del gobierno porteño fue anunciada por el ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, quien dijo que no se trató de una práctica ilegal de Chamorro sino de una "grave falta ética".

Montenegro, encargado de pedirle la renuncia a Chamorro por orden de Macri, aclaró que el diputado del PRO Eugenio Burzaco, designado nuevo titular de la policía local -fuerza que todavía no está en funcionamiento- asumirá el 10 de diciembre, cuando culmine su mandato en la Cámara Baja.

"Es una falta ética y que una persona que está hoy con el cargo de subjefe de la Policía Metropolitana no lo puede seguir teniendo", sentenció Montenegro. Chamorro venía ejerciendo la titularidad desde la remoción del anterior jefe, Jorge "Fino" Palacios, quien quedó detenido anoche por la causa de las intervenciones telefónicas. El ministro, quien estuvo acompañado por Rodríguez Larreta y el secretario general del Gobierno macrista, Marcos Peña, ratificó que él sigue siendo el "responsable político" del manejo de la policía local.

Chamorro es el segundo jefe de la policía local que cae en menos de tres meses por escándalos políticos y judiciales, antes de que empiece a trabajar esa fuerza.

El anterior fue "Fino" Palacios -ex jefe de la unidad antiterrorista (DUIA) de la Policía Federal-, quien tuvo que irse por estar acusado de encubrimiento en la causa AMIA y anoche quedó preso por las escuchas.

Ayer se conoció que Chamorro pidió desde una de sus computadores informes patrimoniales y económicos a la empresa Nosis sobre Rodríguez Larreta, los legisladores de la oposición Silvia La Ruffa, Diana Maffía y Gonzalo Ruanova y el dirigente del sindicato de los empleados municipales Patricio Datarmini.

Además, ayer se supo que también pidió información sobre el director del diario "La Nación", Bartolomé Mitre, y voceros judiciales descartaron que Cristina y Néstor Kirchner también hayan sido víctimas del espionaje, como había trascendido.

Las revelaciones sobre Chamorro se dieron en la causa donde se investiga las intervenciones telefónicas de personas pedidas por el ex empleado de la Comuna y ex agente de inteligencia de la Policía Federal Ciro James, con autorización y colaboración de oficiales policiales y jueces de Misiones.

Comentá la nota