Son despedidas.

O porque renuncia o porque lo echan, Russo dirigirá esta mañana su última práctica en Boedo. Ya están los nombres para reemplazarlo: Simeone y Pumpido.
Esto no va más. Es un ciclo terminado. Sin dudas". Quienes hablaron con Marcelo Tinelli cuentan que sus palabras retumbaron tan firmes como doloridas, inmediatas al bochornoso 0-3 en Santa Fe que el conductor televisivo siguió desde su campo en Baradero. De hecho, el Director de Marketing del club se habría comunicado con Rafael Savino durante la misma noche del partido para avisarle que le bajaba definitivamente el pulgar a Miguel Angel Russo.

Y en San Lorenzo, la palabra de Marcelo Tinelli hoy encuentra más eco que en los parlantes de los estudios de televisión.

Solo en su afán de sostener al técnico que él había elegido para Boedo (a Ramón Díaz lo cranearon otros dirigentes, mientras Savino insistía por Astrada), el presidente habló ayer en varios medios asegurando que si bien no es "el dueño de San Lorenzo", su idea siempre es respetar los contratos firmados, incluso el de Russo. Aceptó que la mayoría de la CD no veía otra posibilidad que prescindir de Miguelito, que "también hay un grupo inversor que puso mucho dinero en este proyecto, se trajeron todos los jugadores que creíamos necesarios para hacer un buen papel en ambas competiciones, y las cosas no están saliendo como esperábamos, pese a que todavía tengamos chances en el Clausura y la Copa", y cerró confirmando que el de hoy "será un día clave". De hecho, a las 19, en Ideas del Sur, Marcelo Tinelli recibirá a los dirigentes más pesados del bloque oficialista para ver cómo solucionar la rescisión del contrato del DT, ya que la decisión le demandará a las arcas del Ciclón alrededor de 200.000 dólares, los cuales, probablemente, terminen siendo costeados bajo la ayuda del grupo inversor encabezado por Tinelli. "Aunque nos llegó la versión de que Russo renunciaría mañana (por hoy) después de dirigir la práctica. Eso nos ahorraría bastantes dolores de cabeza", le confió a Olé una fuente muy cercana al Cabezón. El entrenador, sin embargo, negó ayer una y mil veces que fuera a dejar el cargo, aunque aclaró que no es "tozudo", siempre manejando un discurso optimista, pero dejando en el aire una aureola propia de quien no se siente respaldado como quisiera, de quien olfatea un final. Una despedida que viene intuyéndose en Boedo desde que los resultados (siete derrotas en nueve partidos) y, sobre todo, la no correspondencia del plantel en el campo de juego, se vislumbraron irremediables. Si bien, post Colón, Bottinelli y Orión le habrían pedido a Savino que no echara al entrenador, la relación entre cuerpo técnico y varios jugadores viene herida hace rato. El no diálogo y los planteos defensivos (en el caso de Russo) y el diálogo exasperado más alguna sobreexigencia física (en el caso del Profe Cinquetti) son, según cuentan los mismos players por lo bajo (y no sólo a los periodistas), los motivos de la falta de feeling.

"Lo de Russo no da para más. El tema es que no tenemos plan B", soltó otra fuente consultada por Olé durante una jornada de ayer. La ausencia de sustituto inmediato es lo que dilata la salida de Russo. El elegido para encarrilar al plantel ("que también necesita ser aleccionado", repiten dirigentes del club), según pudo averiguar este diario, es Diego Pablo Simeone. "El problema es que el Cholo no quiere agarrar ahora, sino en junio. Pero nosotros no podemos salir a jugar los dos partidos de la Copa con Fanesi en el banco. Necesitamos tener al reemplazante", ilustró otro hombre que se codea entre las decisiones rimbombantes que se toman en Boedo. Y llegando la noche, surgió un tapado nomás: Nery Alberto Pumpido. Otro campeón de América (dio la vuelta con Olimpia, en 2002), quien, de llegar, se transformaría en el tercer técnico copero que contrata San Lorenzo en forma consecutiva, tras las eras Ramón y Russo. "Conoce a varios jugadores del plantel, es campeón del mundo y de la Libertadores, y no tiene las cosas de las que se quejan los jugadores de Russo", le amplió la misma fuente a Olé. ¿Por qué ayer nadie se comunicó con Russo para ponerlo en autos de lo que se viene tramando? Marcelo Tinelli estuvo sin atenderle el teléfono a prácticamente nadie, incluso a unos cuantos cercanos, debido a ocupaciones varias y variadas. Las mismas que lo obligaron a postergar el meeting con Savino y compañía para hoy. Aunque la ausencia del tesorero Claudio Di Meglio, quien se encontraba en Mendoza, también influyó para que se pateara la reunión definitoria, ya que su palabra también es muy escuchada.

Russo dirigirá hoy el entrenamiento matutino. Y lo hará sabiendo que su suerte pende de un hilo. Y de que Simeone dé el OK para agarrar ya el equipo que su ex mujer le había anticipado a Olé, el 12 de marzo, veía dirigiendo.

Comentá la nota