Desparejo nivel de actividad de las empresas cordobesas

El nivel de actividad en diferentes rubros de la economía fue la conversación obligada ayer entre los empresarios que asistieron al acto de constitución del Consejo Productivo Córdoba, una rama del Movimiento Productivo Nacional, liderado por Eduardo Duhalde (ver información en página 3A).

Las opiniones –en los instantes previos a las exposiciones– no eran coincidentes, ya que mientras para algunos rubros la demanda se mantiene en un escalón aceptable, existen segmentos, sobre todo los vinculados con la agroindustria, en los que el declive es notable.

El Movimiento cuenta con un extendido predicamento entre la industria del interior cordobés y eso motivó que algunos referentes del empresariado, como Américo Alladio, líder natural de la fábrica de lavarropas Drean y, Omar Giardelli, titular de la industria del mueble Color Living, asistieran al lanzamiento.

Alladio comentó que la demanda comenzó a recuperarse luego de la gran caída que se produjo entre octubre del año pasado y marzo de este año y que obligara a un redimensionamiento de la compañía. "Estamos vendiendo bien para lo que es el momento", relató.

En tanto, Giardelli señaló que el rubro atraviesa por un momento de crecimiento como resultado de las trabas a las importaciones dispuestas por el Gobierno. "Ingresaron muebles y juegos de living por unos 40 millones de dólares menos en el semestre comparado con el último del año pasado", puntualizó. Ello disparó la demanda de muebles de origen nacional, en particular por las grandes cadenas que necesitan proveedores.

Daniel Parodi, titular de la fábrica de placas Karikal y a la vez propietario del Hotel Quórum, donde se desarrolló el lanzamiento, coincidió con ese cuadro que se traduce en una mayor demanda de sus productos.

Sin embargo, en los rubros que dependen del agro o de su industria emergente, existe una marcada preocupación por la caída pronunciada de la demanda.

Este es el caso de los transportistas, según admitió Rolando Pérez, presidente de Cedac, cámara que nuclea a los dueños de camiones de carga. "Estamos muy preocupado porque la actividad está en un piso y no se ve un horizonte de recuperación en el corto plazo", comentó.

Cae ritmo de obras. Por otro lado, las complicaciones financieras de la Provincia obligaron al Ministerio de Obras y Servicios Públicos a acordar con las empresas constructoras una reducción en el ritmo de los trabajos.

"Lo pactado con el ministro (del área, Hugo Testa) fue disminuir más o menos 50 por ciento el ritmo de trabajo que llevábamos hasta esperar la aparición del Boncor", expresó el titular de la Cámara de la Construcción, Mario Buttigliengo, en declaraciones al programa Bipolares, de Radio Shopping.

El empresario sostuvo que los trabajos se están cubriendo "con la plata que viene del fondo sojero, el Fonavi (viviendas) y el Fondo Vial, que suman alrededor de 22 millones de pesos".

Agregó que, según lo explicado por los funcionarios, a fin de mes se lanzaría el Boncor y que por estos días se estudia la manera en la que se colocará ese título entre los proveedores de obra pública para saldar deudas.

Las empresas están acomodando sus certificaciones de obra para que no superen el monto global que la Provincia está en condiciones de afrontar. Hace un par de meses que el pago comenzó a complicarse, admitió.

Comentá la nota