Desorden en el centro

La repavimentación en la zona céntrica de Santa Rosa generó ayer un lógico desorden en el tránsito. La Municipalidad encaró una repavimentación de 8 cuadras en ese sector. Las tareas obligan, obviamente, a cerrar algunas de las calles más circuladas de la capital provincial. Ayer le tocó el turno a la arteria Pellegrini, al norte de Quintana.
Esa obstrucción, sobre todo en los horarios picos de la mañana, generó desórdenes, más aún cuando hay unos cuantos automovilistas deseosos de estacionar justo frente al sitio en el que bajan.

"La ciudad es un caos", comentó un vecino, mitad en broma y mitad en serio, cuando se topó con un grupo de inspectores que intentó aportar un poco de organización en la esquina de Sarmiento y Avellaneda: allí se obligó a los conductores de vehículos a girar hacia el norte por la Avellaneda.

Tal como suele ocurrir en varios momentos en Santa Rosa, unos cuantos conductores no se caracterizan justamente por su paciencia, y mucho menos por su solidaridad o comprensión de las situaciones de los demás. Entonces, cuando ocurre una circunstancia extraordinaria como la de ayer, hay reacciones desproporcionadas, apuros inoportunos, bocinazos y otros signos de intolerancia.

Comentá la nota