Desocupados de la construcción se agrupan en oposición a la UOCRA

Un grupo de desocupados del sector de la construcción, de los más de setecientos que conforman el listado de la bolsa de empleo de la delegación Puerto Madryn de la Secretaría de Trabajo, anunció que se constituirán en una agrupación para poder intentar generar su propia representatividad, "porque el gremio no nos ha dado ningún respaldo en esta situación".
Así lo manifestaron Samuel Oscar Méndez y Marcelo Garay, dos de los referentes de esa agrupación en conformación. Méndez aseguró que, en su opinión, "la Unión Obrera de la Construcción (de la República Argentina – Uocra) no nos ha representado nunca a los trabajadores de la construcción. Los dirigentes de ese gremio tienen su gente ‘predilecta y elegida’ para que trabaje, mientras que a quienes realmente necesitan trabajar, que hace muchos años está en la ciudad y el ramo la dejan de lado".

En ese sentido, aseguró que "traen gente de Bahía Blanca para que trabaje en la obra de la autovía entre Trelew y Puerto Madryn, con la empresa Kank & Costilla. Hay todo un ‘teje y maneje’ en la selección de la gente que contratan. El problema es que los verdaderos trabajadores de la construcción estamos fuera de ese sistema que tiene montado el gremio; estamos sin trabajo".

Trabajo para los residentes locales

En su caso, Samuel Oscar Méndez detalló que está en reclamo de una fuente laboral "desde el año 2007. En aquella oportunidad entregué una nota al Intendente de Madryn y al Gobernador de la Provincia. Lo que deberían conseguir es que las fuentes de trabajo sean verdaderamente para la gente trabajadora de la construcción de acá, de esta ciudad, para quienes están radicados desde hace mucho tiempo en lo local".

Luego, opinó que "la gente de Madryn no sólo no es bien atendida en el gremio, sino que encima ahora es utilizada para enfrentarse con el Gobernador Mario Das Neves. Ahora, lo que buscamos es conformar una agrupación por fuera del gremio, poder tener una audiencia con el (mandatario chubutense) y así paliar nuestra situación de desocupados como trabajadores de la construcción".

Representatividad sindical

Por su parte, Marcelo Garay anunció que, con intenciones de conformar esa agrupación, "ya somos unas ciento cincuenta personas. Estamos enrolados en la bolsa de trabajo de la Secretaría de Trabajo, pero el gremio ya jugó demasiado con el hambre de los desocupados trabajadores, acá se utilizó a la gente. Algunos dirigentes ya no lo son, sino que parecen empresarios, y los políticos de turno que tendrían que enfrentar esta situación lamentablemente no están a la cabeza. No nos sentimos representados por nadie".

"Tenemos gente, entre los desocupados, que en el barrio San Miguel nuevamente están dándole solamente a sus niños ‘mate cocido’ con pan duro. Ahora resulta que aparecen para intentar jugar con ellos, conformarlos y callaros con una bolsa de alimento. Hay políticos que quieren silenciar el hambre con una bolsa de comida. Tanto en el gremio como algunos dirigentes políticos vinieron salieron a ofrecer una bolsa de alimento con diez productos, algo que no sirve más que para dos o tres días" agregó.

Elevó su queja al expresar que "hay gente que necesita afrontar todo. Debe pagar impuestos y sus servicios de luz y gas, pero no tiene con qué. No queda otra que convocar a toda la ciudadanía y trabajadores de todos los sectores para que apoyen esta iniciativa, porque este tipo de situación se debe terminar. También deberían estar con nosotros los comerciantes, porque es sabido que si la economía obrera tiene ingresos, los van a gastar en la ciudad. Si el obrero no tiene trabajo no compra, no paga impuestos, no consume nada, comienza a haber niños marginados, mayor pobreza y situaciones que exigen que las autoridades tomen ‘cartas’ en este asunto lo más urgente posible".

"No queremos bolsas de alimentos, subsidios miseria o ayudas pobres. Necesitamos trabajo, nada más, para ganarnos el sueldo de manera honrada, enmarcados en la legalidad y de manera digna. No más esos planes de empleo de cuatro horas con una paga que no alcanza siquiera para la comida de una sola persona. Se debe trabajar ocho horas y, si se puede, también horas extras. Hay familias detrás. Estamos cansados que haya funcionarios y dirigentes que se enriquezcan con la necesidad de los trabajadores".

Finalmente, Marcelo Garay aseguró que "ya tenemos propuestas de trabajo para presentar, hemos elaborado proyectos para generar mano de obra, por lo cual tenemos las puertas abiertas para poder dialogar con cualquier interesado en contener esta situación. Ahora esperamos que nos llame el Gobernador para que nos ofrezca dar una audiencia".

La UOCRA niega discriminación a trabajadores

La delegación Puerto Madryn de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina descalificó a Samuel Oscar Méndez y expuso sus argumentos para establecer como cuestionables las intenciones que tendría en su pretensión de conformar una agrupación.

"Esta persona dice representar a los desocupados", y que desde el año 2007 está desocupado, pero Samuel Oscar "Méndez, DNI 22.333.976, trabajó para una empresa contratista de la obra de la doble trocha" entre Madryn y Trelew, "donde cobraba 3.000 pesos por quincena, seis mil pesos al mes, en una época en que no se acordaba de los desocupados. A esa empresa le presentó varios partes médicos y estuvo hasta cuatro meses con parte de ‘accidente’ laboral, mientras tanto igual continuaba con la percepción de sus haberes. La empresa contratista lo despidió recién cuando finalizó su tareas, junto a todo el resto del personal, con la correspondiente liquidación final".

De todos modos en un comunicado que lleva la firma del secretario general de la UOCRA Mateo Suárez, y su Secretario de Difusión y Actas, Richard Villegas, el gremio aclaró que "Méndez pertenecía a otro gremio, no a la construcción", tal como él afirma en sus expresiones.

"El sindicato intervino por todos los trabajadores cesanteados, pues se trataba de una subcontratista de Kank & Costilla, tras lo cual se consiguió que la contratista que está a cargo de le ejecución incorporara a todos los despedidos. Sin embargo, Méndez nunca se presentó para ingresar a trabajar. La UOCRA igualmente lo buscó, lo convocó, lo asesoró tal como lo hace con cualquier otro trabajador y en ningún momento se lo discriminó", por lo que las manifestaciones públicas que ahora realiza "debe hacer analizar profundamente cuáles son los verdaderos intereses de esta persona, o si tal vez avanza motivado por algún fin político" en medio del actual enrarecido escenario.

Comentá la nota