Desocupados agredieron al secretario de gobierno de Caleta Olivia

El secretario de Gobierno del municipio de Caleta Olivia, Carlos Martínez, fue ayer víctima de agresiones verbales y físicas por parte de integrantes del grupo de desocupados que desde hace varios días se instala en el acceso al edificio central de la comuna, exigiendo que se acelere la concreción de una promesa de puestos laborales en el ámbito de obras públicas.
El grupo de referencia está conformado por alrededor de 70 individuos, en su mayoría hombres jóvenes que semanas atrás protagonizaron un extenso corte de la ruta 12, en el tramo que va hacia Cañadón Seco, provocando el aislamiento de esa Comisión de Fomento, lo cual hizo que los vecinos presentaran una denuncia ante los estrados judiciales.

Se les prometió insertarlos en obras publicas que se ejecutarán bajo administración municipal, pero les solicitaron que aguardaran un tiempo prudencial hasta tanto se lanzaran las mismas. En tanto, se los ayudaba con vales de comida.

Sin embargo, la demora en obtener una respuesta motivó que fuera creciendo su enojo y a principios de esta semana cortaron la calle del municipio para jugar al fútbol e insultaron a automovilistas, lo cual generó una fuerte crítica del jefe de Gabinete, José Alvarez.

Este funcionario también reveló en declaraciones periodísticas que se había comprobado que algunos de los desocupados canjearon los vales de alimentos por otras cosas que hacían tergiversar el fin social de los mismos.

Ayer, sus ánimos estaban más que caldeados y por ello, cuando vieron ingresar a Carlos Martínez, luego de un breve intercambio de palabras, lo insultaron con gruesos epítetos y le lanzaron algunos manotazos que alcanzaron a golpearlo.

Martínez tuvo que refugiarse en una de las oficinas y los agresores igualmente ingresaron a las dependencias comunales. Si bien no avanzaron hacia el interior de despacho del intendente (que se hallaba en Buenos Aires), se ocuparon de arrojar algunas cubiertas en los pasillos y encender otras fuera del edificio.

Ante esta circunstancia, tuvo que acudir una comisión policial para preservar el orden, al tiempo que los manifestantes también mostraron una fuerte resistencia para ser fotografiados por este medio periodístico, algo que no había ocurrido anteriormente.

El grupo se quedó ocupando virtualmente uno de los accesos de la comuna hasta las primeras horas de la tarde y amenazó con retornar el lunes para continuar con la protesta.

Comentá la nota