La desocupación sigue siendo la mayor preocupación de muchos formoseños

La mayoría reconoce algunas mejoras en la situación, aunque señalan que falta mucho para estar bien. Trabajo y comercio. Los más optimistas son los obreros de la construcción.
"Para mí este fue un buen año: logré ampliar el negocio y el público me responde. Así pude, también, tomar más personal. Ese es uno de los aportes que debemos hacer a la comunidad: crear empleos genuinos", afirma un pequeño empresario con muchos años trabajando en la ciudad.

Para el comerciante, el gran desafío de las autoridades para el próximo año es promover la instalación de empresas industriales y comerciales que generen trabajo para que la capital crezca como ciudad.

Planes sociales

La mención a la necesidad de fuentes laborales es el común denominador de los augurios formulados para el año que se avecina. Carmen, una madre de dos hijos, de 5 y 2 años, subsiste con un plan para Jefas y Jefes de Hogar y vive con sus padres. "A veces, ayudo en un bar, pero quisiera un empleo estable para poder hacerme una casita. Con el plan no alcanza y es difícil encontrar trabajo", explica Carmen.

En un céntrico café, un grupo de hombres charla animadamente. Cuando se acerca El Comercial explican que ellos son jubilados "con muchos años trabajados para Formosa".

"Nuestro balance es muy relativo", señala uno de los jubilados, Jesús, y continúa: "Hay señales de mejoras, pero hace falta más unión y solidaridad entre los formoseños, no tenemos que esperar que alguien de afuera solucione nuestros problemas. Tenemos confianza en el Gobierno".

Buscando empleo

Cristina, del barrio La Pilar, busca empleo desde hace más de un año. "El negocio donde trabajaba cerró y desde entonces no tengo ocupación fija. Hago empanadas y bollos, que vende mi marido; pero con eso no se vive. No tenemos subsidios ni planes, aunque ya los gestioné hace varios meses. Parece que hay que ser amigo de algún ‘puntero’ para recibir ayuda". Respecto a los deseos para el año que viene, Cristina sólo quiere trabajo para ella y su esposo. "Si los dos trabajamos, todo lo demás se arregla", finaliza.

Construcción

En lo que respecta a los obreros de la construcción, Javier, un oficial especializado en colocación de pisos, indicó que "nosotros tuvimos un buen año. Solamente en el mes de octubre y noviembre tuvimos un tiempo parado y entró la preocupación, pero luego todo volvió a la normalidad. Las obras del gobierno arrancaron y todos volvimos a nuestros trabajos. Este podemos calificar como muy buen año porque trabajamos constantemente, salvo pocas excepciones. Muchos pudimos adquirir para nuestros móviles, empezar a proyectar en préstamos para nuestras viviendas. Excelente dentro de todo los problemas que hubo, ojalá se mantenga en el tiempo porque siempre preocupa el trabajo", indicó.

Comentá la nota