Una desocupación masiva es imposible, reconoce el procurador Jorge Canteros

Solucionar la problemática de los asentamientos en viviendas en construcción demandará un esfuerzo y gran paciencia, que deberá componer en principio, que la desocupación total es un imposible.
El Procurador General de Poder Judicial, Jorge Carteros relató que así lo asumió el grupo de funcionarios judiciales y del Ejecutivo que analizaron la situación de los barrios en construcción ocupados y definieron una estrategia conjunta.

“Se trataron todos los temas: las viviendas y los terrenos ocupados, como el caso Zampa o el Barbeti por decir algunos puntuales”, comentó ayer en declaraciones a FM Universidad sobre la reunión, en la que también estuvieron presentes representantes de las empresas damnificadas, el secretario de seguridad, y los fiscales de las causas.

“Detrás hay un problema social tremendo. Si se trata de una casa particular, todos sabemos lo que tenemos que hacer”, anotó, resumiendo un procedimiento de desalojo expedito y ponderar que se trata de la ocupación masiva de viviendas construidas por el Estado. “Fueron más de 300 en un primer momento. Los fiscales lograron recuperar casi la mitad. Las que continúan ocupadas, tienen intrusos con distintas características”, relató.

Canteros acreditó que hay un grupo gente que “está especulando, que lo está tomando como un negocio”.

“Son llevados por punteros políticos, por gente que los maneja. Son los menos: se instalan en una vivienda y cobran $ 300 a $ 400, salen y al otro día, ocupan otra” relató para remarcar que los que hacen un negocio, “son un porcentaje mínimo”.

“La mayoría de la gente que hoy sigue ocupando las casas, realmente no tiene a donde ir” aseguró, marcando la apertura del criterio judicial en este sentido. “El Poder Judicial hoy no puede estar trabajando encerrado en los despachos sin tomar contacto con la realidad social, que es desesperante”, anotó, citando las palabras de la presidente Cristina Fernández respecto de la pobreza estructural de Argentina

“Sería muy fácil para el Fiscal que lleva la causa. Todos los intrusos están identificados (à) Pero hay distintas situaciones, hay lugares en los que es fácil sacar las cosas a la calle, pero en otros no hay donde ponerla”, relató para detallar algunos cuadros familiares angustiantes.

Trabajo coordinado

Canteros valoró la oportunidad del trabajo conjunto de los tres Poderes con sus organismos involucrados, en revertir la problemática en forma coordinada.

“Se da una lucha de pobres contra pobres. La gente que ocupa las casas, no dejó otra abandonada, es gente muy humilde, como también lo son la gente que trabaja en las obras, que está perdiendo su fuente laboral, y el peor damnificado es el adjudicatario”, planteó, sobre los temas abordados en la reunión.

“Creo que por primera vez se sacaron conclusiones importantes. Vamos a avanzar por zonas porque hacer una desocupación masiva, es imposible”, apreció detallando trabajos por barrios y soluciones caso por caso.

Carpincho Macho, donde sólo quedan por recuperar diez viviendas, iniciará las acciones la semana que viene. Seguirán luego en el Barrio 86 Viviendas de Barranqueras, en el que quedan por recuperar 26. También comentó la decisión de que cada casa liberada de intrusos, será entregada al adjudicatario para que la cuide mientras la contratista la termina.

Terrenos ocupados

El procurador también relató el análisis en particular que mereció el caso de la usurpación del campo Sampa. Comentó que la idea propuesta oportunamente por el gobernador, es la de reubicar a los ocupantes en La Rubita y expropiar las partes de la ocupación en las que no haya posibilidad de marcha atrás. “Hay casas de material, con techo de chapa, de construcción muy buena. Es un problema serio”, anotó.

Canteros aseguró que esa ocupación fue planificada, y “fogoneada”, lo que se demostró en la rapidez con la que se edificó. “Nadie del día a la noche puede hacer cimientos y levantar una casa. Esto estaba planificado con tiempo”, evaluó.

Comentá la nota