Desnutrición: Rolando Núñez dice que "se agravó" la situación

El coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela indicó que "los números del Ministerio de Salud de Chaco revelan que el porcentaje de niños desnutridos en 2008 fue más alto que el de 2004, 2005, 2006 y 2007", y que el año pasado, el 6,2% de los bebés menores de un año bajo control médico, tenía algún tipo de desnutrición.
Rolando Núñez aseguró que la situación de la desnutrición en el Chaco "se agravó" en los últimos dos años, después de que en 2007, esta provincia ocupara la plana de los periódicos locales, nacionales e internacionales a raíz del alto número de niños y adultos, sobre todo de comunidades aborígenes del Impenetrable, que fallecieron tras sufrir desnutrición severa.

Según el coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, los números del Ministerio de Salud de Chaco revelan que el porcentaje de niños desnutridos en 2008 fue más alto que el de 2004, 2005, 2006 y 2007. Si se analiza la tabla del Plan Materno Infantil de Chaco, se puede ver que el año pasado de los 19.496 bebés menores de un año bajo control médico, el 6,2 por ciento tenía algún tipo de desnutrición.

En número reales, 1040 con grado uno, el más leve; 154 con grado dos; y 24 en el estadío más grave. Comparativamente, 4,8 había sido el porcentaje para este grupo etario en 2007; 4,6 en 2006; 4,3 en 2005; y 5,4 en 2004.

En una entrevista con la agencia Noticias Argetinas, Núñez indicó que cuando se avanza de edad y a medida que las madres dejan de amamantar a sus niños, las estadísticas muestran claramente cómo el índice de desnutrición trepa sin piedad.

Sobre una base de 20.233 chicos de un año en control médico, el 19,6 por ciento presentaba algún déficit nutricional, es decir, 3.956 niños, el triple de los valores del grupo anterior para el mismo año. Similar es el panorama de los chaqueños de entre 2 y 5 años: 17,5 por ciento en condiciones de malnutrición.

"Las tasas anuales de desnutrición infantil en Chaco son de las más altas de la Argentina. Es relevante profundizar el análisis de sus causas, generadoras y emergentes, porque la desnutrición infantil es uno de los indicadores soberanos y más determinante para revelar o poner en evidencia la pobreza y la exclusión social en un tiempo y un lugar determinado", sostuvo Núñez.

Aproximadamente 137 mil son los niños de hasta cinco años que habitan en Chaco, según estimaciones oficiales de 2009, de los cuales sólo 85.900 están bajo control médico.

"Por el total de casos oficiales de personas con desnutrición, se calcula que habría un 40 o 45 por ciento más porque no todos llegan a los hospitales, por consiguiente no todos los chicos reciben la leche fortificada", explicó el coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela.

A modo de ejemplo, precisó que si durante 2007 el total de niños de hasta 5 años desnutridos, detectados o denunciados como tales, eran 9.822, quedan como cifras negras, o sea, no registradas, unos 4.100 niños más, por lo que el total real de chicos desnutridos que estimó el Centro para ese año fue de 13.922.

Como consecuencia de un severo cuadro de deficiencia nutricional o anemia, casi cuatro argentinos murieron por día en 2007, cifra que aumentó un 8 por ciento respecto del año anterior.

Este flagelo sigue haciendo estragos, sobre todo en el norte del país, aunque no se lo nombra, ni se lo escucha seguido, pero se sabe.

De acuerdo con las últimas estadísticas oficiales, provistas a esta agencia por el Ministerio de Salud, al menos 1311 personas perdieron la vida en 2007 por problemas de nutrición deficiente o anemia. En 2006, habían sido 1202 los argentinos víctimas de esta problemática, aunque el pico más alto sucedió en 2003 con 1910 casos. Desde 2004 las cifras comenzaron a descender hasta 2007 cuando por primera vez en cuatro años de fuertes retrocesos de los indicadores, la Argentina volvió a engrosar la lista de fallecimientos por desnutrición.

Comentá la nota