"La desnutrición infantil es el tema fundamental a resolver", dice Fabris

El diputado nacional Luciano Rafael Fabris señaló que el avance de la infantilización de la pobreza es la gran deuda pendiente de la clase política y llamó a ocuparse en serio de dicha problemática con acciones agresivas para revertirla definitivamente y así erradicar el hambre de nuestro chicos.
"Todos sabemos que es complejo el problema de la pobreza en nuestro país y como lo hemos afirmado anteriormente las fallas estructurales están basadas en las decisiones políticas para erradicarla, porque el primer paso para intentar resolverla debería ser reconocerla y no subestimar los datos de la realidad. Hemos desaprovechado las buenaventuranzas del crecimiento económico y hoy los datos estadísticos demuestran un alarmante aumento de chicos y jóvenes en condiciones de pobreza extrema", explicó Fabris.

El legislador chaqueño manifestó que "en mi provincia cuatro de cinco menores de 18 años son pobres, lo que prueba el desamparo y el traspaso generacional de pobreza" y añadió que "lamentablemente a medida que los chaqueños pobres avanzan en el trayecto de su vida, se les hace más difícil romper la cadena de exclusión profundizándose la probabilidad de que sean pobres de por vida".

Además el diputado radical expresó que "está comprobado que un niño con problemas de alimentación inevitablemente tendrá deficiencias para el conocimento y jamás podrá revertir dicha falta, es decir que esa triste marca será indeleble y condicionará su progreso y su desenvolvimiento en nuestra sociedad", y agregó que "la dificultad para lograr la movilidad social por la vía del empleo, las restricciones y limitaciones de capitalizarse a nivel educativo son las causas a atacar, porque denotan la reproducción intergeneracional de la pobreza e indigencia en el Chaco y en todo el país".

Finalmente Fabris dijo que "estamos convencidos que el ingreso ciudadano a la niñez es un instrumento necesario para comenzar a derrotar los hogares pobres en Argentina, dejando de lado las políticas sociales de emergencia y transformando los espacios para desarrollar una política universal de inclusión y cohesión" y concluyó diciendo que "el progreso de las familias y la dignidad humana es lo primordial para marchar hacia la posibilidad de una asignación que no tenga dependencias y así erradicar la desnutrición, vulnerabilidad y desamparo que sufren nuestros niños".

Comentá la nota