Se desmoronan las ventas de computadoras

Las operaciones han caído hasta 50 por ciento en las últimas semanas. Impacta la reducción del financiamiento. Se espera un 2009 en los actuales niveles.
Los tiempos de oro para las ventas de computadoras se cortaron a mediados de octubre. Desde entonces las ventas, según una recorrida realizada por LA MAÑANA, por varios de los más importantes comercios del rubro cayeron entre 40 y 50 por ciento. El nivel es mucho más profundo que el que se registró durante la crisis del campo y, sobre todo, cambiaron las expectativas ya que no se espera una mejora crucial del panorama en el corto plazo.

La baja de operaciones no distingue entre computadoras de escritorio y notebooks, que eran las estrellas del sector en los últimos meses. La falta de planes de pago largo impactó a las familias que renovaban o incorporaban equipos y el cambio de escenario para 2009 alcanzó a los profesionales que son los principales clientes de las note-books, quienes ahora prefieren esperar a ver cómo evoluciona la situación.

La retracción del mercado es tan importante que un mayorista cerró sus puertas en el Cerro de las Rosas mientras que otros han optado por achicarse y hacer algunos despidos. La convicción es que el próximo año será tan “tranquilo” como este último bimestre de 2008. Ya se abandonaron las perspectivas de que continúe el crecimiento.

Un factor clave en la baja de ventas es el recorte en los planes de financiación. No quedan programas en pesos a un año sin interés. Los que cobran menos están en ocho por ciento anual y el techo está en torno a 20 por ciento. En el caso de las 24 cuotas, que son casi una excepción, la tasa es de entre 45 y 50 por ciento.

Por supuesto, el costo financiero total es mucho más alto. En los planes a un año alcanza casi 50 por ciento, mientras que a dos años trepa a alrededor de 100 por ciento. Son tasas muy altas que frenan decisiones de compra en un momento donde hay incertidumbre en torno a cómo evolucionarán los ingresos individuales y familiares.

Respecto de los precios, los comerciantes aseguran que seguirán estables. “Están atados al dólar, pero no se esperan subas importantes”, comenta el responsable de una cadena de locales de computación.

En el caso de las notebooks sus precios vienen cayendo en los últimos dos años. Cada tres o seis meses bajan entre cinco y 10 por ciento. Se debe a la evolución de la tecnología y a su reemplazo permanente.

Internet atado

El freno en las ventas de computadoras traerá aparejado una desaceleración en el desarrollo de las conexiones de Internet ya que las empresas -con el resto del mercado cubierto- apuntan a las familias de ingresos medios y medio-bajos. Esos hogares que presentan la mayor brecha para crecer son los que deben incorporar equipos y si no lo hacen, no habrá contratación de servicio.

En el caso de la banda ancha, son las empresas las que se suman a sostener el mercado que viene creciendo a niveles elevados. Este año cerrará con una mejora de 50 por ciento respecto a 2007 en cuanto a facturación, esperando un mercado de más de 2.400 millones de pesos. Los accesos de esta tecnología se estima que en 2008 cerrarán en valores cercanos a los 3,6 millones de conexiones, lo que mostraría un crecimiento del 38 por ciento con respecto a 2007.

Los especialistas entienden que si no hay alguna oferta de suscripción combinada -por ejemplo, abono al servicio más una cuota por una PC nueva- en dos años llegaría al límite de penetración de Internet. En las grandes ciudades ese esquema es el que lleva a una guerra de precios entre las operadoras.

Por primera vez, en los últimos seis años, la consultora IDC se vio obligada a rever sus proyecciones. La expectativa de crecimiento de inversión de tecnología durante el próximo año a nivel mundial es de 2,6 por ciento; 0,9 por ciento en Estados Unidos y 7,8 por ciento en América latina. Las previsiones cayeron casi a la mitad de las presupuestadas a mediados de año. El área de servidores sería la más afectada en la región, con un decrecimiento de 2,1 por ciento. El sector de impresoras crecería 1,7 por ciento y el de almacenamiento y redes 2,8 por ciento.

La rectificación de IDC se realizó encuestando a 164 empresas de Argentina, Brasil y México. «La mayoría de ellas consideraron que la crisis, que tuvo inicio en Estados Unidos, tendrá un efecto negativo en sus propios mercados, siendo México el país más perjudicado de la región», asegura la consultora.

Comentá la nota