Desmintió el sindicato lechero haber contratado al acusado por el crimen del gremialista

El sindicato de los trabajadores lecheros de Rosario desmintió que el único detenido por los incidentes de la semana pasada, donde un enfrentamiento entre facciones del gremio arrojó el saldo de un muerto y varios heridos, haya sido contratado para prestar servicios de seguridad en el acto.
Así lo aseguró Jorge Elizondo, abogado de la sede local de la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la Argentina (Atilra), al desmentir que Raúl Cazón, que se entregó espontáneamente el sábado pasado ante la Justicia haya sido contratado por el gremio para prestar tareas de seguridad.

"Nosotros no lo contratamos ni a él ni a otras personas para seguridad y además no acostumbramos a contratar personal de custodia", señaló Elizondo.

De esta manera, Atilra salió a rechazar los dichos de Cazón, que en su declaración en sede policial adujo que el pasado 2 de diciembre, día del incidente, prestando tareas de custodia para el gremio.

Cazón quedó detenido luego que la jueza de instrucción María Pérez Vara lo observara portando un arma de fuego, en una imagen captada por el área de inteligencia de la Policía.

La jueza le imputó a Cazón el presunto delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, el sospechoso se negó a declarar, y -según lo adelantaron sus abogados- lo hará una vez que puedan acceder al expediente.

Cazón está acusado de haber matado de un balazo al dirigente Héctor Cornejo, en medio de un enfrentamiento que protagonizaron dos facciones del gremio lechero.

Al buscar una explicación de lo ocurrido, el abogado Elizondo puntualizó: "Ese día se realizaba un acto público en el cual no había menos de 25 organizaciones políticas y el sindicato permaneció con las puertas abiertas toda la mañana. De manera tal que cualquiera pudo haber estado allí y pudo haber dejado un bolso o haber puesto el arma".

Por otro lado, el abogado Elizondo ya adelantó que harán una presentación ante la jueza para poder constituirse como parte querellante.

La magistrada busca determinar si Cazón fue el autor del disparo que le quitó la vida a Héctor Cornejo, el dirigente cordobés de 50 años asesinado de un balazo en el tórax durante los enfrentamientos entre facciones nacionales y distritales del gremio de lecheros, que dejó además unos 18 heridos, cuatro de ellos de bala.

Comentá la nota