La UTN desistió de participar en el plan vial urbano

Es por el conflicto gremial que generó el proyecto. Sigue el paro de inspectores.
La Universidad Tecnológica Nacional Regional Córdoba (UTN) informó anoche a última hora que desistió de firmar con la Municipalidad de Córdoba el convenio para la implementación del Programa Integral de Seguridad Vial, debido a que la resistencia de los empleados municipales hace imposible la aplicación de un programa de capacitación para el uso de nuevas tecnologías de control de tránsito.

El comunicado firmado por el rector de la UTN, Héctor Aiassa, recalca que el conflicto desatado entre el Ejecutivo y el gremio de los municipales (Suoem) impide la aplicación del programa y además “pone bajo sospecha la honorabilidad” de la institución.

La reacción de la UTN llegó apenas unas horas después de que el intendente Daniel Giacomino ratificara la firma del convenio para el lunes o martes próximos y descalificara la protesta de los inspectores de la Policía de Tránsito, que hoy realizan la cuarta jornada de paro en protesta contra el convenio en cuestión. La firma de ese acuerdo estaba prevista para el miércoles pasado y debió suspenderse debido a los graves incidentes protagonizados por los municipales.

Anoche desde el Palacio 6 de Julio se informó que la deserción de la UTN obligará al municipio a buscar otra alternativa de aplicación del proyecto de seguridad vial. Además, se ratificó la decisión de aplicar descuentos a los empleados que realizaron medidas de fuerza desde el miércoles pasado. El clima de desazón era inocultable.

Pese a haber logrado su objetivo, al cierre de esta edición, el gremio no había levantado la medida. El virtual paro de los inspectores que hoy registra su cuarto día también supone la inexistencia de controles diurnos y nocturnos durante todo el fin de semana, en una fecha en que la fiscalización del tránsito es fundamental debido a la altísima concurrencia al centro de la ciudad y a las reuniones nocturnas que propicia la proximidad de las fiestas.

El convenio vial que planeaban firmar el municipio y la UTN se basaba en una fuerte incorporación de tecnología para controlar el cruce de semáforos en rojo y los excesos de velocidad. Además, el cuerdo establecía la total informatización del sistema de registro de infracciones, y suponía la puesta en marcha de un nuevo sistema de otorgamiento de licencias de conducir.

La UTN era la encargada de instalar y mantener la tecnología, además de llevar adelante planes masivos de capacitación vial. El gremio rechazó de plano el convenio que, según sostiene, modifica las condiciones de trabajo.

Comentá la nota