La desigual vara oficial para repartir plata a los partidos.

El Gobierno favoreció a aliados y concedió muy poco a los rivales.
Primero están los amigos. Inmediatamente después aparecen los siempre valiosos aliados y, por último, allá bien lejos, los adversarios de ayer y de siempre. Ese parece ser el particular criterio de distribución de los aportes extraordinarios para los partidos políticos a cargo de la Dirección Nacional Electoral (que depende del Ministerio del Interior) durante la gestión kirchnerista.

Más de $ 1 millón otorgados en los últimos cuatro años al Partido Intransigente (PI), que en las últimas tres elecciones se sumó al kirchnerismo y desapareció de hecho del mapa político nacional; $ 80.000 remitidos el año último al ignoto partido Compromiso Riojano, que tiene 760 afiliados y cuyo presidente, Carlos Chacón, es un antiguo funcionario de la Jefatura de Gabinete; otros $ 130.000 otorgados en los últimos meses al Partido Federal, cuyo presidente en Mendoza, Adolfo Innocente, fue aliado al cobismo y hoy apoya al kirchnerismo provincial con una lista colectora.

Son éstas algunas de las curiosidades que surgen de la lectura de las planillas que la propia Dirección Electoral publica año tras año en la Web, y que no responderían, por cierto, al criterio igualitario de distribución de los fondos extraordinarios para la realización de actividades específicas, como congresos o convenciones, a pedido de los propios partidos políticos.

En los últimos días, el director nacional electoral, Alejandro Tulio, defendió la distribución oficial de los fondos para los partidos políticos, luego de un reciente fallo de la Cámara Nacional Electoral que criticó duramente el criterio usado por el Gobierno. La Cámara hizo lugar a un amparo de ARI, el partido fundado por Elisa Carrió, por reclamos de fondos sin respuesta, e intimó al Poder Ejecutivo a que explique cómo reparte los aportes extraordinarios que el Ministerio del Interior puede entregar a las agrupaciones.

Tulio indicó que el criterio para la distribución era la cantidad de afiliados de cada partido.

El repaso por los números oficiales abre margen para las suspicacias, al menos al revisar la entrega de los fondos extraordinarios ?que representan el 20 por ciento del Fondo Partidario Permanente que la ley vigente establece como obligatorio?. El mismo Tulio precisó que esta asignación totaliza unos 4 millones de pesos por año.

Los más y los menos

La diferencia en la entrega de fondos entre el PJ, que tiene 3,5 millones de afiliados, y la UCR, que oficialmente tiene un millón menos, se hizo notoria durante 2009. Tal como informó La Nacion, el peronismo (que a nivel nacional preside Néstor Kirchner) recibió o le fueron adjudicados $ 600.000 durante este año, mientras el radicalismo obtuvo poco más de una cuarta parte, $ 180.000. Dirigentes radicales intentaron, en abril y sin éxito, que el oficialismo les adelantara $ 100.000 para la realización de la convención partidaria de Mar del Plata, en la que se aprobó la unidad de la UCR con la Coalición Cívica y el socialismo.

Otro contraste: mientras los opositores ARI y Pro tienen en trámite la entrega de $ 50.000 cada uno, modestos aliados del Gobierno como el Frente Grande, el Partido Federal mendocino, el PI, la Concertación Plural y el Partido Laborista suman en total $ 310.000.

¿Casualidad? ¿Algún error administrativo? La oposición tiene clara su respuesta: "No. El Gobierno ha mentido en sus explicaciones. Los recursos extraordinarios han sido usados de manera arbitraria para beneficiar al PJ y sus aliados y perjudicar a la oposición", afirmó a La Nacion el diputado de la Coalición Cívica y apoderado de ARI nacional, Adrián Pérez (CC-Capital).

El criterio de la cantidad de afiliados como argumento choca con otros datos oficiales. El PI, fundado por Oscar Alende en los años 70 y que llegó a ser tercera fuerza nacional, tiene hoy poco más de 57.000 afiliados, según la Cámara Nacional Electoral. Después de romper su alianza con ARI en 2003, no volvió a presentar listas propias y se incorporó al Frente para la Victoria, por lo que calcular la cantidad de votos obtenidos se hace imposible. No tiene legisladores nacionales ni representación en ningún Ejecutivo provincial. Si se comparan sus asignaciones de recursos con ARI, que tiene 10.000 afiliados menos, la diferencia es enorme: en 2005, ARI recibió $ 40.000 y el PI, 185.000; en 2007, ARI recibió sólo $ 10.000 y el PI? $ 461.000.

Partidos con similar cantidad de afiliados se mostraron sorprendidos por la desigualdad en la distribución de los recursos. "Pedimos, como corresponde, dinero para efectivizar un congreso cada dos años. Nos dan alrededor de $ 40.000 y debemos entregar comprobantes de todos los gastos", dijo a La Nacion Luis Galvalisi, diputado y contador del Partido Demócrata Progresista, extrañado por la curiosa forma de distribución de los fondos oficiales.

Los beneficiados

* PARTIDO INTRANSIGENTE . Fue tercera fuerza en los 80, pero actualmente ya no presenta candidatos propios y está integrado al kirchnerismo. Recibió más de 1 millón de pesos en cuatro años en concepto de fondos extraordinarios del Gobierno.

* FRENTE GRANDE . Tras la ruptura de la Alianza con la UCR, el partido que creó Carlos Alvarez se diluyó hasta casi desaparecer. Pero en algunos distritos está cerca del kirchnerismo. En lo que va del año recibió más que ARI, integrante de la Coalición Cívica.

* COMPROMISO RIOJANO . Un humilde partido de La Rioja, conducido por un ex funcionario de la Jefatura de Gabinete, recibió el año pasado 80.000 pesos. Pro, de Mauricio Macri, tramita, sin éxito, un fondo de 50.000.

Comentá la nota