Designaron a Martín Albarrán como juez penal de Caleta

El Consejo de la Magistratura de Santa Cruz informó que ya fue firmado por el gobernador Daniel Peralta el decreto por el cual se designa al titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Penal 1 de Caleta Olivia.
Luego de un proceso de exámenes, de aprobación de la terna por parte del Consejo y de acuerdo a la votación de la Legislatura provincial, quien ocupará el lugar que había quedado vacante será el abogado caletense Martín Albarrán, quien actualmente es secretario del Juzgado de Puerto Deseado.

De esta manera, se logrará ocupar el cargo que había quedado vacante hace más de un año cuando el anterior juez, Marcelo Bailaque, renunció para rendir y luego asumir en el Juzgado Federal 4 de la ciudad de Rosario, Santa Fe, en febrero de 2008. En tanto, en el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal 2, su titular sigue siendo Martín Alonso.

La novedad la dio a conocer el vocal por los abogados en el Consejo de la Magistratura, Ramón César Amaya, quien, además, comentó que el organismo "ya tiene preparados los exámenes para los 20 y 27 de noviembre, para la cobertura de varios cargos vacantes".

Además, se espera el concurso de los jueces de primera instancia para otras localidades como Puerto Deseado, Pico Truncado y Puerto San Julián.

Meses de exámenes

En Caleta, dilucidó Amaya, "están completos los juzgados civiles 1 y 2, aunque falta la cobertura de miembros de las cámaras de Apelaciones, la Penal y la Civil. Calculo que antes de mediados del año que viene van a estar todos los cargos cubiertos, y obviamente se dará por finalizada satisfactoriamente nuestra tarea en el consejo", comentó.

De todas formas, para el vocal Amaya, el problema del funcionamiento del servicio de la Justicia en Santa Cruz no se da tanto en la falta de miembros de tribunales, "sino en la poca inversión del Estado en la provisión de insumos, de ingresos de personal y en optimización general del sistema".

"Los jueces hacen la sentencia, pero hay todo un proceso previo que es muy lento", agregó. Por eso, ve con buenos ojos que se haya tramitado ante el Tribunal Superior de Justicia la reforma del Código de Procedimientos en lo Civil y Comercial, "que agilizará mucho las etapas procesales, incluso se intentaría hacer una especie de proceso oral para lo civil que ayudará a este atosigamiento que actualmente existe".

"Embudos"

Ensayó una explicación ante el problema: "los juzgados de Caleta estuvieron pensados para una población de 35 mil habitantes, y hoy hablamos de 65 mil habitantes y en ascenso". A eso le sumó que "las cámaras de apelaciones actúan como embudos de los juzgados de primera instancia que están en el interior", refiriéndose a ciudades cercanas como Las Heras, Truncado, Deseado.

"Ellos -los jueces del interior- arman los procesos y los mandan para acá. No hay capacidad humana que permita hacer ese trabajo, porque además es un trabajo muy concienzudo y muy profundo, recordemos que un camarista civil tiene la anteúltima palabra en temas laborales y civiles, y ahora están colapsados", advirtió Amaya.

"Caleta Olivia necesita, por lo menos, una Cámara Penal y otra Civil más, como mínimo. Y eso requiere de presupuesto", consideró. (Fuente: El Patagónico)

Comentá la nota