No se desgarró pero...

La lesión de Verón se trata de una distensión de grado dos. Significa que no está descartado del todo para la revancha aunque es difícil que juegue los 90 minutos.
Las noticias sobre la lesión de Sebastián Verón no son ni buenas ni malas en sí mismas: depende de las expectativas que cada hincha tenía. Si esperaban que la Brujita estuviese en la revancha ante Nacional, el diagnóstico no es alentador; si rezaban para que no fuera un desgarro, que es lo que en las últimas horas se temía, entonces las plegarias no fueron en vano. Luego de los estudios que se le realizaron ayer se sabe que el capitán sufre una distensión grado dos en el sóleo de la pierna izquierdo.

"Como dicen ustedes, está prácticamente descartado", informó el médico del plantel, Hugo Montenegro, parafraseando la forma periodística de relacionar las lesiones con las consecuencias deportivas. El "prácticamente" es un término que no le cierra las puertas del todo a la participación de Sebastián en Montevideo. La cuestión será objeto de definiciones en las próximas horas, porque ante una situación límite, la Brujita estaría en condiciones de jugar 20 minutos, y eso es lo que el cuerpo técnico evalúa: llevarlo o no al banco. Y no sólo eso, también cuándo viajará, porque de integrar la delegación que se irá el martes, el capitán se perdería cuatro sesiones de kinesioterapia con el equipo tecnológico más completo, y de partir el miércoles mismo, solamente se perdería una.

En este contexto la participación de Verón en una eventual final estaría asegurada. Claro que jugar en Montevideo extendería el riesgo de lesión, y este será otro elemento que el cuerpo técnico incluirá en el conjunto para evaluar.

Cellay complicado. La salida de la cancha de Christian Cellay el jueves pasado tenía como motivo una lesión que lo marginaría de la revancha. En el partido se le explotó un quiste de Baker de la rodilla derecha que contenía líquido, y su presencia en Montevideo "está seriamente comprometida", según advirtió el cuerpo médico. Las próximas horas también serán decisivas. Mientras que ya se sabe que Diego Galván no sufrió consecuencias del traumatismo en el pie izquierdo. Enzo Pérez, quien se ausentó de la ida por causa de un estado gripal, ayer no trabajó a la par del resto pero su presencia no presenta mayores dudas.

Comentá la nota