Por el desfinanciamiento ya le deben 2 meses a empresarios del transporte

Por el desfinanciamiento ya le deben 2 meses a empresarios del transporte
La imposibilidad de afrontar los compromisos obligó al Ejecutivo a frenar el canon por kilómetro recorrido.
La autorización para conseguir financiamiento sigue en veremos y los compromisos que debe afrontar el Gobierno se acumulan. Así, los primeros en poner el grito en el cielo fueron los proveedores de la Salud, después se conoció la situación de quienes suministran las raciones alimentarias y, ahora, el servicio que podría complicarse de no encontrar financiamiento es el del transporte público. El problema es que el Gobierno tiene un retraso de casi dos meses en el pago del canon por kilómetro recorrido que debe efectuar a los empresarios que mantienen concesionado el servicio.

Por el retraso se han acumulado nada menos que 11 millones de pesos que corresponden al pago que el Gobierno debe afrontar por los kilómetros recorridos desde el 3 de octubre hasta la actualidad. La confirmación del atraso llegó por parte de Sergio Pensalfine, titular de Autam, quien aseguró que, por ahora, no habrá ningún tipo de medidas de fuerza, aunque recordó que en poco más de un mes deben afrontar el pago de aguinaldos a los choferes y si el Gobierno no cancela las deudas, tendrán serios problemas.

La financiación del sistema se apoya sobre tres patas. La primera es el subsidio nacional. La otra es el canon que paga el Gobierno por kilómetro recorrido, que este año ganó un aumento de 40 por ciento, y la tercera es el precio del boleto, que va a un Fondo Compensador de Tarifas que administra el Ejecutivo.

La subsecretaria de Servicios Públicos, Patricia Martínez, confirmó la deuda que asciende a 5.930.000 pesos por mes, por lo que, en los 53 días de retraso que llevan el en el pago del canon suman poco más de 11 millones de pesos. La funcionaria sostuvo que el retraso obedece a las restricciones en el gasto que se imponen debido al desfinanciamiento estatal y, por esto, han debido establecerse prioridades en cada cartera.

El problema que sufren estos empresarios alcanza a todo el sistema de transporte urbano. Esto, porque media y larga distancia se financian con la tarifa.

El desfinanciamiento del Estado se agudizará por estos días, porque en las arcas públicas hay pocos fondos para hacer frente al pago de los salarios a los estatales. Para esto se necesitan nada menos que 190 millones de pesos y deben estar depositados en la cuenta del Banco Nación antes del viernes, dado que el lunes 30 cobran los 85 mil estatales que se desempeñan en el área oficial.aumento concedido. Los empresarios consiguieron un aumento de 40 por ciento en el costo del kilómetro recorrido que hasta el momento no había trascendido, elevando a 4,87 pesos en promedio lo que el Estado debe pagar. Esto se produjo en marzo, tras una larga negociación con el Gobierno. En aquel momento, los concesionarios reclamaban 34 por ciento de aumento para poder enfrentar sus costos y operar el sistema de manera eficiente. En sentido contrario, Celso Jaque debió tomar la decisión de conceder un aumento para esquivar un incremento del pasaje en un escenario que no era el más indicado, porque la crisis estaba ingresando en su peor pico.

Sin embargo, el próximo año, Jaque deberá tomar una decisión clave: o bien aumenta el valor del kilómetro recorrido o bien el boleto. Esto, teniendo en cuenta que este año los empresarios debieron afrontar un importante recorte de subsidios nacionales, una medida dispuesta por el kirchnerismo a principios de año.

Comentá la nota