Desestiman que con el servicio militar disminuyan los delitos

La Bicameral de Seguridad descree que sea una medida viable. Apuntan a la prevención.

Decenas de robos por día, un promedio de 14 homicidios mensuales y falta de respuesta gubernamental provocan que sea la ciudadanía quien busque alternativas para paliar la inseguridad. Una de las posibilidades que tomó fuerza es la reinstalación del servicio militar obligatorio en el país. Reclamo que tuvo como punto de partida las declaraciones de la conductora televisiva Susana Giménez, y que fue reafirmaba por amplios sectores de la población.

De todas formas, si tenemos en cuenta los países que cuentan con este sistema y los índices de violencia e inseguridad que en ellos se produce, se pone fácilmente en duda que esta sea una vía de solución a un conflicto de tal magnitud.

"Creo que la vuelta de la colimba sería una solución para que a un montón de adolescentes les enseñen cosas, y los saquen de la calle" declaró la estrella de televisión, y detrás de ella se acoplaron algunas voces ciudadanas.

"Es la única forma de que disminuya la delincuencia" se expresó contundentemente una mujer que formó parte de la marcha por la seguridad en nuestra provincia.

Al respecto, algunos senadores integrantes de la Bicameral de Seguridad no avalan tal medida, ya que consideran que no es una alternativa que posibilite disminuir los índices delictuales de la provincia.

"La gente busca en el servicio militar encauzar los valores que se perdieron en el seno familiar", señaló la senadora por el ARI Alejandra Naman.

"Hay que reforzar la educación, y con una formación militar de un año esto es imposible que se consiga" continuó. "Hay que responsabilizar a los padres de los jóvenes conflictivos y hacer hincapié en la formación familiar de los chicos".

Por su parte, el presidente de la Bicameral, Mauricio Suárez, indicó que "las medidas que permitan disminuir el delito tienen que ver con la prevención, con trabajo social y educación. No creo que con el servicio militar obligatorio haya menos inseguridad".

"Sí puedo considerar que sea una alternativa y una oportunidad para los jóvenes, y que puedan capacitarse. Pero no creo que sólo una medida permita terminar con un tema tan complejo", indicó el senador por la Unión Cívica Radical.

En nuestro país el servicio militar obligatorio fue abolido en el año 1994, tras el asesinato del conscripto Omar Carrasco, de 18 años. Luego de este hecho tomaron estado público los malos tratos que recibían los soldados argentinos.

A pesar de esto, son varios los países que aún continúan con esta política. Tal como sucede en Brasil, México y Chile -donde si el número de inscriptos voluntarios es insuficiente se acude a la obligatoriedad-. Pero como contraposición, en estos lugares los índices de inseguridad y violencia no son menores a los que se producen en los países que abolieron el servicio obligatorio. Si bien las coyunturas socio-económicas difieren en alguna medida con nuestro país, el hecho de haber adherido a una militarización de la juventud no los condujo a reducir la inseguridad. Un claro ejemplo es México, donde el crimen organizado arrojó la oscura cifra de 5.000 homicidios en 2008.

Comentá la nota