"Desenmascarar al cliente"

El ministro de Justicia propuso esa estrategia para combatir la trata. Lo hizo en una reunión de la OEA que se lleva a cabo en Buenos Aires. Hoy se le entregará un premio a Susana Trimarco por su trabajo contra las redes que operan en el país.
El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, exhortó ayer a "desenmascarar al cliente" de prostitución, para "desalentar la demanda" de sexo pago, ofrecido por mujeres y adolescentes encerradas en burdeles a través de engaño, amenazas y violencia y obligadas a prostituirse. Sin el cliente "no habría trata ni prostitución", afirmó Fernández, en la inauguración de la Segunda Reunión de Autoridades Nacionales en Materia de Trata de Personas de la Organización de Estados Americanos (OEA). En el encuentro participan representantes gubernamentales de todo el continente, con el objetivo de avanzar en una estrategia regional para combatir a las mafias de tratantes. En ese marco, hoy se le entregará un premio a Susana Trimarco por su trabajo en contra de las redes que operan en el país, una tarea que viene desarrollando en la búsqueda de su hija, Marita Verón, secuestrada hace siete años en Tucumán.

En la apertura de la reunión, que tiene lugar en el Hotel Panamericano, el canciller Taiana describió que la trata de personas "es un delito de carácter global, que afecta a millones de personas" y que "constituye la tercera actividad ilícita más lucrativa, luego de la venta ilegal de armas y de drogas".

Taiana y el ministro Fernández coincidieron en la necesidad de encarar "un plan de acción regional" en la lucha contra la trata de personas. Durante las tres jornadas que durará el encuentro, representantes gubernamentales y expertos de diversos países analizarán avances legislativos nacionales; normas y reformas de fondo procesales; adopción de estrategias, planes y programas nacionales; creación de organismos competentes; otras actividades de fortalecimiento institucional y recomendaciones de organizaciones de la sociedad civil para enfrentar el problema. Participa también el secretario General Adjunto de la OEA, Albert Ramdim.

La coordinadora del Programa Las Víctimas contra las Violencias, del Ministerio de Justicia, Eva Giberti, presentó un informe nacional sobre este flagelo. La Argentina, dijo, "principalmente funciona como país de destino de víctimas extranjeras (en un alto porcentaje, de nacionalidad paraguaya, seguido por dominicana, boliviana, peruana y brasileña). En segundo lugar, como país de origen, en este caso las víctimas son especialmente mujeres y niños, que son reclutados generalmente en zonas del norte del país con destino a América Central y Europa", describió Giberti. Y agregó que el norte argentino también es "lugar de captación para un considerable porcentaje de trata interna". La especialista comentó que las víctimas reclutadas en Paraguay, República Dominicana y Brasil y en el propio territorio argentino lo son principalmente con fines de explotación sexual y se trata en un alto porcentaje de mujeres y niñas. En cambio, las que provienen de Perú y Bolivia tienen en su mayoría como finalidad la explotación laboral. En el caso de víctimas varones y niños, mayoritariamente son captados dentro del país para la realización de tareas en sectores agrarios.

Comentá la nota