El desempleo sigue aumentando y la imagen de Obama no para de caer

El Departamento de Trabajo norteamericano informó ayer que la tasa de desocupación llegó al 9,7%, acercándose peligrosamente a los dos dígitos y alcanzando el récord de 1983. Aunque la pérdida de empleos se redujo en agosto con respecto a julio, la economía no puede recuperarse y empieza a complicar al presidente.
La pérdida de empleos en Estados Unidos continuó reduciéndose en agosto pero el índice general de desocupados marcó un nuevo récord desde 1983, acercándose cada vez más a los dos dígitos, porque hay más persona buscando trabajo. Según el Departamento de Estado, el 9,7% de la población económicamente activa del país no tiene trabajo, dato que tuvo un disímil impacto en el mundo financiero: mientras Wall Street cerró en alza y el dólar cotizó en equilibrio respecto al euro, los precios del petróleo terminaron los intercambios europeos en baja.

De acuerdo a las estadísticas difundidas, la pérdida de empleos es todavía importante y afecta la casi totalidad de los sectores de la economía, señal de que será necesario más que un inicio de recuperación para que el desempleo deje de aumentar. Según datos corregidos de las variaciones estacionales divulgadas ayer, se perdieron en agosto 216 mil empleos en Estados Unidos contra 276 mil en julio.

Aun así, la baja de despidos es más fuerte de lo que pensaban los analistas, que preveían una merma de hasta 230 mil para este mes. Esto no impidió que la tasa de desempleo, que se había reducido en julio, repuntara 0,3 puntos, a su nivel más alto desde junio de 2003. Christina Romer, consejera económica del presidente estadounidense, Barack Obama, estimó que las cifras de agosto seguían siendo "muy negativas". "Esto demuestra que las pérdidas de empleo disminuyen y que Estados Unidos va en buen camino, aunque el regreso a la normalidad llevará tiempo", agregó.

En caída. Salvo un leve repunte en junio, la cantidad de despidos no dejó de reducirse desde el pico alcanzado en enero de 2009 y las cifras del mes de agosto fueron las más bajas en un año. No obstante, exceptuando la salud y la educación, en todos los sectores de la economía se eliminaron puestos de trabajo durante el último mes. Incluso el gobierno tuvo que despedir a cinco mil personas por las dificultades en el servicio postal y pese a sus esfuerzos por reactivar el sector.

Afectada desde hace más de dos años, la industria sigue pagando caros los efectos de la crisis: los despidos aumentaron a 136 mil en agosto contra 122 mil en julio. A la inversa, el sector terciario, que representa el 85% de la mano de obra empleada en el país, disminuyó en 80 mil sus puestos de trabajo, en lugar de 154 mil el mes anterior.

"Desde que empezó la recesión, 6,9 millones de empleos se perdieron y la tasa de desempleo subió 4,8 puntos", señaló el Departamento, recordando las consecuencias de la crisis que también provocó un descenso en la imagen de Obama en los Estados Unidos dejando al presidente en el piso desde que asumió.

Comentá la nota