El desempleo golpea más en el interior y a los que están en negro

Saltó del 7 al 12% en un año y hubo un retroceso en los empleos estables.
Por efecto de la crisis, el desempleo creció más en el interior del país, en los sectores de menores ingresos y en el sector informal de la economía, en especial entre las micro empresas familiares o actividades de cuenta propistas de muy baja productividad. Y este deterioro socio-laboral está llevando a que crezca el porcentaje de trabajadores que teme perder el empleo.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Barómetro de la Deuda Social que elabora la Universidad Católica Argentina (UCA).

El Informe indica que a mayo último el desempleo llegaba al 11,8%, lo que equivale a 1.928.000 desocupados urbanos. Pero "mientras que entre 2008 y 2009 el desempleo no sufrió alteraciones en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA, manteniéndose en el 11% de la PEA (población económicamente activa), en el interior del país se incrementó un 71% llevándolo del 7% en 2008 al 12% en 2009", dice el Informe.

Entre los ocupados se dio un fenómeno parecido: "mientras que el empleo pleno subió un punto porcentual en Capital y GBA, en el interior del país cayó del 41% al 32%". En tanto hubo un retroceso de los empleos estables y un incremento de los precarios, en especial entre la franja que está "en negro" y en ocupaciones de changa o ambulantes. Las cifras de la UCA forman parte de una Encuesta más amplia que se realiza todos los años y que incluye los centros urbanos de más de 200.000 habitantes de todo el país. Los investigadores del Barómetro- Agustín Salvia y Eduardo Donza, detallaron a Clarín las conclusiones:

En líneas generales, en función de los datos relevados, se puede decir que los efectos de la crisis afectaron en mayor medida a los integrantes de los estratos de menor nivel socioeconómico, y que los integrantes de estratos medios altos sólo fueron afectados por la disminución del empleo pleno sin caer en el desempleo.

Durante el último año se produjo un movimiento descendente y de precarización al interior del mercado laboral, fundamentalmente en aquellas personas que se encontraban en condiciones de empleo precario y de subempleo. Mientras que en 2008 el 51% de la población ocupada (asalariados y no asalariados) no contaban con aportes previsionales, un año después dicha porción de la población ascendió al 53%, lo que refuerza la hipótesis de que el ajuste de la economía de los últimos meses se realizó en la porción del empleo precario y del subempleo.

Aumentó la proporción de empleo de baja calidad: los trabajadores con empleos precarios o con subempleo inestable constituyeron aproximadamente un 55% del total de los ocupados lo que muestra un punto de inflexión en la generación de empleo de calidad.

Comentá la nota