El desempleo en Europa, el más alto de la última década

Hay casi 22 millones de desocupados en los 16 países que comparten el euro.
Europa volvió a vivir la sombría realidad de consecuencias sociales de la crisis ya que ayer se anunció que en la zona de la comunidad que utiliza el euro -como moneda común e integrada por 16 países- la desocupación ha llegado casi a las 22 millones de personas.

Hace diez años que la tasa de desempleo no llegaba tan alto, el 9,5%, con España encabezando la lista de los más castigados con un 18,5%. En España ya hay un millón de desocupados que agotaron el seguro de desempleo y este drama se extiende por toda Europa.

José Luis Rodríguez Zapatero anunció que, para luchar contra la crisis, la devastadora desocupación y el elevado gasto público se van a aumentar los impuestos de manera "limitada y temporal", una iniciativa que de inmediato abrió un enconado debate político.

Los europeos esperaban que las gigantescas inversiones públicas de billones de euros en las distintas economías para frenar la destrucción de empleo pudieran tener algún efecto este año. Pero los especialistas recuerdan que se está ante el peor retroceso económico desde la Segunda Guerra Mundial.

El récord de tasa de desempleo tiene como primer efecto negativo que disminuye la confianza de los consumidores y el gasto de las familias. Otro fenómeno importante en la Unión Europea es que los dos países más pujantes, Francia y Alemania, han dejado atrás la recesión y crecido un 0,3% en el último trimestre. Mientras tanto, España, Italia, Gran Bretaña e Irlanda y los otros países de la comunidad de 27 naciones de la Unión -cuya población roza los 500 millones de habitantes- siguen padeciendo penurias.

Guilles Moec, economista del Deutsche Bank, incluso augura que Francia y Alemania pueden volver a experimentar aumentos de la desocupación "porque los estímulos del gasto público comienzan a expirar".

En España, se hace sentir cada vez más intensamente el aumento del déficit público, que se multiplicó por cinco en un año hasta llegar a un déficit que orilla en los 50.000 millones de euros, según la Secretaría de Hacienda. No se trata sólo del aumento del gasto para estimular la economía e incrementar la asistencia a los desocupados sino que ha caído la recaudación: el monto en julio fue un 16,9% menor con respecto al mismo mes del año anterior.

Acosado por la intensidad de la crisis y sus graves consecuencias sociales, el gobierno socialista de José Rodríguez Zapatero ya no puede seguir echando mano al aumento del déficit y al incremento de la deuda pública.

España está en recesión desde el segundo semestre de 2008 y se augura que la penuria continuará hasta el segundo trimestre del año 2010.

"Lo peor de la recesión ha quedado atrás pero tendremos por delante meses difíciles", reconoció el líder socialista. En el segundo trimestre de este año el PBI sufrió una caída interanual del 4,2%, el peor dato en 40 años desde que comenzó la actual serie estadística.

Los quince años de prosperidad que vivieron los españoles fueron acompañados de reducciones de impuestos. Ahora, el anuncio del aumento del Ejecutivo se ha encontrado con una enconada oposición del Partido Popular, que encabeza los sondeos de intención de voto, los empresarios y fuerzas políticas importantes en el equilibrio parlamentario.

Comentá la nota