El desempleo estaría ya en 11,8% y afecta a 1,9 millón de personas

Este cálculo implica una diferencia de 565.000 personas con la estadística oficial.
Por el impacto de la crisis económica global, en la Argentina el desempleo llega actualmente al 11,8%. Esto equivale a 1.928.000 desocupados urbanos, es decir 565.000 desempleados más que lo que surgen de las estadísticas oficiales que elabora el INDEC.

Pero el panorama laboral tiene aristas aún más complicadas: entre aquellos que están ocupados hubo un retroceso de los empleos estables y un incremento de los precarios, en especial entre la franja que está "en negro" y en ocupaciones de changa o ambulantes.

Este panorama surge de los datos que le adelantó a Clarín el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia. Son las conclusiones de la reciente Encuesta elaborada por esa entidad y que todavía no fue publicada oficialmente.

Con relación a la situación que existía un año atrás hay 300.000 desocupados más, mientras los datos del Ministerio de Economía contabilizan apenas un incremento de 44.000 desempleados, y que la medición oficial atribuye a que mucha gente salió a buscar trabajo y casi todos lo consiguieron, menos una franja pequeña.

Las cifras de la UCA forman parte de una Encuesta más amplia que se realiza todos los años, que incluye los centros urbanos de más de 200.000 habitantes de todo el país y comprende indicadores laborales y sociales diversos, como pobreza o indigencia. Esta característica la hace la más amplia de su tipo después del relevamiento del INDEC.

Los resultados completos se difundirán en los primeros días de julio. Sin embargo, Salvia especificó que el desempleo abarca al 11,8% de la población activa, 3,4 puntos más que el 8,4% que informó el INDEC para el primer trimestre de 2009.

"Hasta mediados de 2007, nuestras cifras de desempleo coincidían con las del Instituto Nacional. Desde entonces, por razones bien conocidas, la brecha se fue ensanchando", explicó.

Además mientras las cifras oficiales marcan que en el último año se crearon unos 200.000 puestos de trabajo, de la Encuesta de la UCA se desprende que hay 50.000 empleos menos y que el grueso de los que se volcaron a buscar trabajo no tuvo éxito.

Salvia explicó a este diario que "hasta 2007 venía aumentando el empleo pleno, estable y registrado, mientras se achicaba el empleo precario. Pero lo que se observa desde entonces, en especial desde la segunda mitad de 2008, es una pérdida de ocupaciones y un desplazamiento de los empleos ya precarios hacia las formas más inestables. Se trata de ocupaciones en negro, por pocas horas, changas y otras actividades de subsistencia". Esta franja engloba a 2.700.000 personas.

La conclusión de la Encuesta es que hay un ajuste del mercado laboral por varias razones:

Por un incremento del desempleo, que se nutre de trabajadores que estaban tanto "en blanco" como "en negro", ambos en jornadas estables.

Por las suspensiones rotativas y las changas, hay un mayor número de trabajadores subocupados.

Entre los que estaban en negro, crece la proporción de las ocupaciones más precarizadas y de menos horas.

"Creció la precariedad por la inestabilidad laboral", enfatizó Salvia y agregó: "El más afectado es el trabajador de las pequeñas y medianas empresas".

Otra conclusión de la Encuesta es que, por la menor actividad, los sectores de clase media, como profesionales o comerciales, y los asalariados de sueldos más altos están perdiendo poder adquisitivo. Pero "los que más están siendo perjudicados por la pérdida de empleo o por la inestabilidad laboral es el 25% de los hogares más pobres. Es decir golpea más sobre los indigentes".

Comentá la nota