"Desempleo ya debe estar en 11%" (no el que mide INDEC)

"Desempleo ya debe estar en 11%" (no el que mide INDEC)
• Entrevista a Sebastián Galiani. Para el economista, «cerrar la economía es una pésima estrategia»
«El Gobierno cerró la economía y con eso en el corto plazo, seguramente aminoró la recesión y la pérdida de empleos. Pero es una pésima estrategia de mediano y largo plazo». Así lo sostuvo el economista Sebastián Galiani, en relación con las medidas que se adoptaron para enfrentar la crisis económica internacional.

En diálogo con este diario desde St. Louis, Estados Unidos, donde es profesor de Economía en la Wa-shington University, Galiani puso en duda las cifras de desempleo elaboradas por el INDEC. «No contamos con relevamientos alternativos», reconoció, aunque deslizó que «si el producto estuviese cayendo aproximadamente un 5% como estima la mayoría de los consultores económicos, entonces no me sorprendería que el desempleo rondase el 11%».

Actualmente Galiani, que también es profesor visitante de la Universidad de San Andrés, estudia la relación entre estructura económica y los sistemas políticos.

Periodista: A pesar de los efectos visibles de la crisis en la economía argentina, el Gobierno insiste en que ésta no provocó ningún impacto en el mercado de trabajo. ¿Qué opinión le merece?

Sebastián Galiani: Si miramos las cifras provenientes de la Encuesta Permanente de Hogares, el desempleo entre el último trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009, subió del 7,5% al 8,6%. Esto, sin tener en cuenta los planes de trabajo. Si los consideramos, el desempleo pasó del 7,3% al 8,4%. Sin embargo, si analizamos lo que ocurrió entre el primer trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009 vemos que el desempleo se mantuvo constante. Si estos datos fuesen ciertos, podríamos decir que efectivamente el desempleo, al menos hasta el primer trimestre de este año no había aumentado.

P.: ¿Duda de estos datos?

S.G.: Desearía no hacerlo. Pero lamentablemente el Gobierno perdió toda credibilidad en la elaboración de estadísticas. Tenemos que refundar un INDEC independiente y técnicamente competente.

P.: Varios consultores privados estiman que el desempleo es mayor y que incluso llega al 11%.

S.G.: No contamos con relevamientos alternativos al de la Encuesta de Hogares que permitan estimar la tasa de desempleo independientemente. Supongo que estos cálculos se hacen teniendo en cuenta lo que está pasando con la evolución del PBI. Si el producto estuviese cayendo aproximadamente un 5%, como estima la mayoría de los consultores económicos, entonces no me sorprendería que el desempleo rondase esa cifra y, en tal caso, probablemente esto lo reflejen las próximas mediciones de la Encuesta de Hogares.

P.: Usted sostuvo que el Gobierno podría cerrar la economía para proteger el empleo. ¿Ocurrió, y en tal caso, fue efectivo?

S.G.: Sí, el Gobierno ha cerrado la economía, y ello, en el corto plazo seguramente aminoró la recesión y la pérdida de empleos. Pero es una pésima estrategia de mediano y largo plazo. El Gobierno debería ir desandando ese camino.

P.: En ese caso, ¿sería acertado fijar un dólar más alto para ganar competitividad?

S.G.: Lo más importante hoy es que el tipo de cambio no se descontrole. Sería deseable que el Gobierno recupere un superávit primario del orden del 3% del producto. De otra forma, dada la situación fiscal de las provincias y el escenario político poselectoral, el manejo económico se podría complicar. No tiene sentido fijar un tipo de cambio nominal alto si no se posee un fuerte superávit fiscal para mantener su valor real.

P.: Volviendo al tema laboral, cuando se miran los números de los últimos años, se observa que la informalidad disminuyó poco. ¿Existe escaso interés en modificarla?

S.G.: La informalidad es un fenómeno complejo. Junto a Federico Weinschelbaum escribimos un trabajo que aborda el problema desde un enfoque de equilibrio general. En ese sentido y para entender el problema, no hay que pensar sólo en cuestiones de demanda. También hay que pensar en cuestiones de oferta. En un contexto donde el valor de los beneficios no pecuniarios asociado a los trabajos formales cayó mucho y es muy incierto, los incentivos a trabajar formalmente se reducen sustancialmente. Por otra parte, la informalidad no está entre las prioridades de política económica. En el corto plazo, no veo fuerzas que conlleven una disminución de la informalidad.

P.: Además de recuperar el superávit fiscal, ¿qué otros aspectos de la economía son los más urgentes hoy?

S.G.: Primero, se debe recuperar la previsibilidad de las reglas de juego en la Argentina. Pero sin solvencia fiscal este objetivo no es alcanzable, por lo cual ésta es una condición necesaria. Segundo, profundizar la inserción de la economía en el mundo. Tercero, reacomodar los precios relativos. Por último, recuperar la capacidad de gestión del Estado. Se habla mucho del rol del Estado en la economía, pero es incapaz de proveer apropiadamente hasta algunos de los bienes públicos clásicos.

Comentá la nota