El desembarque de pescado cayó 60% durante enero

La caída en las exportaciones por la crisis internacional, sumado a la parada biológica obligada de los buques ordenada por las autoridades del área, redujeron las capturas a poco más de 14 mil toneladas en el primer mes del año.

El desembarque de pescado en los puertos argentinos, principalmente el de Mar del Plata, apenas superó en enero las 14 mil toneladas producto de la caída en las compras externas por la crisis internacional y la parada biológica obligada que deben cumplir los buques.

Según datos relevados durante el primer mes del año por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación, las capturas totales desembarcadas en las lonjas ascendieron a 14.321,7 toneladas de pescados.

A este número se le deben agregar otras 320 toneladas de langostinos, 230 toneladas de vieras y 172 toneladas de calamar Illex que llegaron a los puertos del litoral marítimo argentino.

En los primeros 29 días de enero, la flota local capturó y desembarcó 108,8 toneladas de merluza hubbsi correspondiente a la zona norte del paralelo 41, mientras que en al sur de esa línea la pesca fue de 6.679,6 toneladas.

Este nivel de capturas representa una caída de 60% con respecto a igual período del año pasado y se traduce en una baja notoria en el nivel de actividad que presenta el sector pesquero local, incluidas las plantas de tierra.

En 2008 durante enero se contabilizaron 36 mil toneladas de pescados bajados en los puertos, de los cuales casi 18 mil toneladas fueron de merluza hubbsi procedente del sur del paralelo 41 y otras 470 toneladas del área norte.

Mar del Plata y otros puertos

En particular el puerto de Mar del Plata recibió en sus lonjas un total de 10.610 toneladas de pescado: 5.278 toneladas de merluza común del sur del 41, 637 toneladas de rayas, 520 toneladas de abadejo, 512 de corvina blanca, 500 de besugo y otras 470 toneladas de gatuso.

Al puerto marplatense le sigue desde bastante más atrás el de Ushuaia, con el desembarque de 2.337,3 toneladas: 1.036 toneladas de congeladores de arrastre y 1.301 toneladas de la flota surimeros.

En cuanto a la flota fresquera, en el primer mes del año esos barcos desembarcaron en Mar del Plata un total de 7.234 toneladas, con 720 toneladas en otros puertos. Los barcos que integran la flota costera capturaron otras 2.133 toneladas y los buques congeladores de arrastre 1.563 toneladas.

La caída de la actividad afectará el empleo

El gerente de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, Darío Sócrates, aseguró que la situación está "muy complicada" para el sector pesquero por la "falta de recurso" y por la pérdidas de mercados, hecho que podría afectar a "un importante número de trabajadores" de la pesca.

El empresario marplatense destacó que "la restricción en el consumo y los mercados externos tapa el otro gran problema que es la falta de recursos en el mar argentino, ya que cada vez se debe ir a pescar más lejos y se captura menor cantidad". Indicó además que "el costo del combustible crece y la veda obliga ir a pescar muy lejos de Mar del Plata", y expresó su queja respecto a que en la actualidad "no se comercializan los productos y el mercado internacional terminan por matar a la actividad".

Por ello, Sócrates indicó: "La cosa está muy complicada, tanto por la situación de los mercados como por la falta de recursos". "Hay necesidad de asistencia financiera, pero la operatoria de los bancos oficiales o privados para ejecutar la línea de créditos establecida por la Nación no llega al sector", refirió Sócrates. Consignó que lo obtenido hasta aquí es "una baja de tres puntos en la tasa de interés que se cobra".

Consultado sobre la situación actual que presenta el sector, Sócrates indicó que "como nadie compra esperando que baje, el stock de pescado crece y todo lo que se captura va a las cámaras frigoríficas, golpeando a una industria que ocupa mano de obra de manera intensiva".

"Al estar afectada la actividad corre riesgo un importante número de trabajadores en la ciudad", refirió Sócrates. Para el directivo de la Cámara de armadores marplatenses, "la caída en las ventas al exterior implican corte en la cadena de pagos, restricciones en la captura y naturalmente no hace falta trabajar en tierra".

Comentá la nota