Un desembarco de Kirchner que ya despierta suspicacias.

Un desembarco de Kirchner que ya despierta suspicacias.
La designación de su vocero en Medios amenaza un delicado equilibrio.
Para los que conocen la sensible estructura de la Secretaría de Medios, el desembarco de Alfredo Scoccimarro en esa dependencia ya despertó recelos y suspicacias en la Casa de Gobierno.

En la intimidad de la quinta de Olivos, Néstor Kirchner lo sabía cuando impuso al nuevo subsecretario de Medios. Hoy tiene otra llave de dominio: el equilibrio de poder en un organismo crucial de cara a las elecciones de octubre.

A partir de mañana, la secretaría tendrá tres cabezas visibles, con intereses propios. La más alta es el jefe del área, Enrique Albistur, que controla una pauta publicitaria superior a los 230 millones de pesos y que deberá compartir su influencia.

Debajo de él estarán el subsecretario de Gestión, Juan Ross (un administrativo de su confianza), Scoccimarro y Claudio Ambrosini, subsecretario de Comunicación Estratégica y vocero del jefe de Gabinete, Sergio Massa.

Algunos sostenían ayer que allí residían las razones de la orden de Kirchner, tomada en Olivos. El ex presidente habría decidido llevar al Gobierno a Scoccimarro para "equilibrar poder" en un área en la que Massa tenía expectativas de manejo propio.

Por eso tampoco habría pensado en desplazar a Albistur. "No tiene un rol partidario y le sirve por su influencia en la cartelería y el manejo de publicidad", dijo un hombre que conoce bien al secretario. Albistur maneja espacios de publicidad en la vía pública en varios distritos. Cerca de él dijeron que se sentía "fortalecido" por haber mantenido el cargo.

Pero también circula una hipótesis más traumática: que la llegada de Scoccimarro sea un "intento de intervención", que desatará una guerra interna por el poder, a la que se sumaría el histórico enfrentamiento de la Secretaría de Medios con el vocero presidencial, Miguel Núñez. Por ahora, la mayoría especula. Y en el Gobierno sólo dicen que es una "decisión racional para mejorar la relación con los periodistas".

Comentá la nota