Desde Siria, EE.UU. impulsa el diálogo entre árabes e israelíes

DAMASCO.- En una nueva iniciativa para destrabar el estancado conflicto en Medio Oriente, Estados Unidos envió a esa región a varios altos funcionarios diplomáticos y de seguridad para avanzar en asuntos clave como las conversaciones de paz entre Siria e Israel, la expansión de los asentamientos judíos en los territorios palestinos y el programa nuclear iraní.
El emisario norteamericano para Medio Oriente, George Mitchell, se reunió ayer en Damasco con el presidente sirio, Bashar al-Assad, y calificó las conversaciones de "francas y positivas".

Mitchell dijo haber hablado con Al-Assad sobre "las perspectivas para avanzar hacia una paz global en la región" y sobre las relaciones entre ambos países, que, tras cuatro años de tensión, comenzaron un deshielo después de que en junio pasado la Casa Blanca decidiera enviar nuevamente un embajador a Damasco.

"Informé a Al-Assad de que el presidente Obama estaba decidido a facilitar [la instauración de] una paz árabe-israelí verdadera y global, entre palestinos e israelíes, entre Siria e Israel y entre el Líbano e Israel", añadió Mitchell, que insistió en que "una paz global es el único camino para garantizar la estabilidad, la seguridad y la prosperidad de todos los países de la región".

El enviado de Obama afirmó que la reanudación del diálogo entre Siria e Israel es una "meta a corto plazo" de Washington. En mayo de 2008, Siria e Israel iniciaron negociaciones de paz indirectas a través de Turquía, pero éstas fueron suspendidas en diciembre pasado después de la ofensiva del ejército israelí en Gaza.

"Para tener éxito necesitaremos que árabes e israelíes trabajen con nosotros para llegar a una paz prolongada. Necesitaremos la completa cooperación de Siria en esta empresa histórica", señaló.

Mitchell llegó ayer a Siria proveniente de los Emiratos Arabes Unidos. Desde Damasco viajó a Israel, donde se reunió con el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, y luego se trasladó a El Cairo, donde se entrevistará hoy con el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

El emisario estadounidense tiene previsto reunirse, también hoy, en Ramallah (Cisjordania), con Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, y mañana con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Después de Mitchell, llegarán a la región el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, y el Consejero de Seguridad Nacional de Obama, James Jones.

Hillary, contra Irán

Por otra parte, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, volvió a advertirle a Teherán que Washington no le permitirá desarrollar un arsenal nuclear.

"Queremos mandar el mensaje a quien toma estas decisiones [en Irán], que si están buscando armas nucleares con el propósito de intimidar, de tener poder, nosotros no vamos a permitirlo", afirmó.

Clinton recordó que Israel considera una amenaza a su existencia el programa nuclear iraní y afirmó que "ningún país soberano enfrentado a lo que cree una amenaza a su supervivencia escuchará a los demás".

"Seguimos pensando en una diplomacia activa [...], al tiempo que se solidifica la comunidad internacional y se muestra a los iraníes lo que puede costarles seguir en busca del arma atómica", declaró Clinton.

Comentá la nota