Desde septiembre quedan prohibidas las bolsas de nylon

El proyecto fue acompañado por todos los bloques. Además de impedir a los comercios entregar bolsas no degradables, la norma obliga al Ejecutivo a realizar campañas de concientización.
En la sesión del jueves, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que a partir del 1 de septiembre prohíbe a los comercios "la entrega de bolsas de material no degradable para la carga y transporte de mercaderías de cualquier índole adquirida por los consumidores, debiendo ser reemplazadas por bolsas de papel reciclado o similar".

El proyecto, presentado por el bloque Unión Celeste y Blanco, también faculta al Departamento Ejecutivo a establecer sanciones para aquellos negocios que no cumplan con la disposición.

Por otra parte, en su tercer artículo, obliga al gobierno local a "realizar campañas de información, educación y concientización en medios radiales, televisivos y gráficos, alentando el uso de bolsas reutilizables y/o biodegradables para transporte de mercadería".

Si bien la norma puede resultar un paso importante en la búsqueda de una solución al problema de los residuos sólidos urbanos, los resultados obtenidos por las ordenanzas anteriores referidas al tema no resultan para nada alentadores.

La primera normativa data de 1996 y limitaba la prohibición a los supermercados. Diez años después, se votó una nueva que establecía un plazo de 120 días para la implementación de la norma antecesora. Ninguna de las dos fue cumplida.

La ordenanza votada el jueves tiene como fundamento "impulsar acciones de concientización y educación de los ciudadanos-consumidores al respecto. Es necesario que exista un instrumento que minimice el impacto ambiental que pudiere ocasionar el continuo uso indiscriminado de bolsas de nylon, polietileno o derivados".

Por otra parte, en el anteproyecto, los ediles de Unión Celeste y Blanco destacaban que "la ciudad de Luján constantemente es visitada por turistas y es necesario brindar un aspecto de orden y organización preservando los recursos naturales". En este sentido, recordaban que "los mayores proveedores de bolsas son los supermercados y mercados. En forma indirecta, al entregar bolsas a sus clientes generan contaminación".

"Cada vez que los comercios entregan bolsas de tamaño más pequeño, con capacidad para almacenar pocos productos, haciéndose necesario utilizar muchas bolsas para los productos adquiridos, no pudiendo reciclarse para envasar basura, terminan llenándose los cestos de residuos de bolsas, generando de esa manera más daño al medio ambiente", agregaban los concejales en el borrador que derivó en la ordenanza aprobada la semana pasada.

La situación descrita "afecta la calidad de vida de los habitantes de la ciudad y degrada el medio ambiente, a través de la contaminación del suelo, del río Luján, afectando directamente a la fauna y flora de la misma".

Al respecto, los especialistas estiman que una vez en el medio ambiente, las bolsas de nylon o polietileno tardan entre 100 y 400 años en degradarse.

Experiencia escolar

Desde el año pasado, el Centro Educativo Rural Nº 1 de la localidad de Cortínez puso en marcha un proyecto titulado "Sea inteligente como su abuela, no use plástico, use telas".

La propuesta busca recuperar el hábito de utilizar bolsas de telas en las compras domésticas. Como primer paso, desde el establecimiento educativo se contactaron con la Cámara Textil de Luján y obtuvieron la donación inicial para comenzar con la producción de bolsitas de tela.

"Hasta ahora trabajamos con madres y abuelas, y algunas fueron realizadas por una cooperativa de trabajo del barrio Santa Marta. Por ahora, como es a pulmón, lo que hacemos es repartirlas en algunos comercios conocidos. La idea es que la gente la compre y se dé cuenta que la puede reutilizar durante mucho tiempo para realizar los mandados", contó el profesor Alfredo Salgado, en una entrevista realizada por EL CIVISMO en febrero pasado.

Comentá la nota