Desde el Senado bonaerense insisten sobre mayor contaminación y piden su traslado a zonas alejadas

Desde el Senado de la Provincia alertaron una vez sobre las consecuencias de la realización de nuevas obras en la Destilería La Plata sin la realización de un informe de impacto ambiental y, de acuerdo con los resultados, contemplar desde la paralización de las obras hasta el traslado de la nueva planta a una zona más alejada del Polo Petroquímico.
Esta situación oportunamente derivó, el año pasado, en un pedido de informes del jefe del bloque de senadores del GEN, Luis Malagamba, solicitando al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), que no tuvo respuestas satisfactorias, según voceros legislativos indicaron a NOVA.

En ese requerimiento se piden precisiones al ente provincial para que determine si efectivamente se presentó el examen de impacto ambiental que certifique que la planta de Reformado Catalítico Continuo (CCR), que comenzaría a funcionar en el 2012 en el Polo Petroquímico de Ensenada.

Asimismo, el legislador solicitó un detalle de los mecanismos que se van a implementar "para así evitar que los compuestos aromáticos emanados por la fabrica no contaminarán el ecosistema circundante".

Malagamba, asimismo, pidió que se expliciten las medidas que se van a llevar a cabo para así impedir que el hidrogeno utilizado en la planta a la postre contribuya a deteriorar la calidad de aire en Ensenada.

En otro orden, el legislador preguntó al Poder Ejecutivo "si antes de la firma del convenio que cristaliza la puesta en marcha de la planta de Reformado Catalítico Continuo se barajó la posibilidad de que la fábrica se instale en otro lugar. En caso afirmativo, señalar las razones que llevaron a desechar la iniciativa".

También se espera saber si el OPDS "ha instrumentado algún programa para la reubicación en otras localidades de los emprendimientos en funciones en el Polo Petroquímico".

Malagamba pidió que el organismo dedicado a la prevención ambiental confirme si "la anunciada planta respetará las normas ambientales vigentes, así como si consideró la posibilidad de peticionar ante la empresa que la planta de CCR se instale en otro lugar".

En ese sentido, pidió tener en cuenta que "los vecinos que viven en las cercanías del Polo Petroquímico desde hace años vienen protestando por los gases tóxicos emanados por las fábricas que allí funcionan; resultando además un anhelo de la Región del Gran la Plata tender hacia la progresiva disminución de la cantidad de emprendimientos en funciones con tales características de afectación a la calidad del medio ambiente de la zona".

Cabe recordar que el pasado 22 de junio, la empresa YPF anunció la inversión de 350 millones de dólares para así poner en funcionamiento en el Polo Petroquímico de Ensenada una planta de Reformado Catalítico Continuo (CCR), la cual permitirá incrementar en 900 millones de litros la producción de naftas de alta calidad en Argentina.

La fábrica, que comenzará a operar dentro de tres años, permitirá elaborar unas 200 mil toneladas anuales de compuestos aromáticos que podrán ser utilizados como mejoradores octánicos de las naftas premium; asimismo, producirá 15 mil toneladas de hidrógeno que permitirán realizar los procesos de hidrogenado de combustibles.

Comentá la nota