Desde hoy les secuestrarán las motos a los que no tengan casco

Desde hoy les secuestrarán las motos a los que no tengan casco
Además, obligarán a usarlo a los que lo posean pero no lo lleven puesto y los multarán. Los controles también vigilarán el uso de casco en los acompañantes y si no lo tienen deberán bajarse de la moto. Buscan reducir el aumento de accidentes.
Durante 2008 en la Ciudad de Buenos Aires hubo menos muertos en accidentes de tránsito que durante 2007. Sin embargo, ese dato positivo sobre el tránsito en general se ve contrastado por la cifras correspondientes a motos, donde el número de muertes no sólo no cayó sino que siguió en ascenso: en los primeros 11 meses del año pasado 26 personas perdieron la vida en accidentes de motos en la Ciudad, contra 18 de 2007 y 26 de 2006. También los lesionados fueron más: 3.394 en 2008 hasta noviembre, contra 2.135 en 2007 y 2551 en 2006.

Estos números son los que motivaron a la Dirección General de Seguridad Vial a lanzar, desde hoy, un operativo de control estricto de las reglas de tránsito por parte de los motociclistas. Así, al motociclista que no tenga casco se le sacará el vehículo. La retención la harán los agentes de control de tránsito y los dueños sólo podrán recuperarlas, si consiguen la autorización del Controlador de Faltas, al cabo de 24 horas.

En la Dirección aclaran que no hubo ningún cambio normativo, sino que se trata simplemente de hacer cumplir reglamentaciones vigentes. Y que el uso de casco es una medida de prevención que se recomienda internacionalmente para reducir los daños corporales más graves en los accidentes motociclistas.

El grupo de mayor riesgo lo constituyen quienes usan la moto como herramienta de trabajo: son los más expuestos a sufrir choques y caídas por el cansancio, la cantidad de horas que manejan y las presiones que sufren para llegar a destino en el menor tiempo posible.

El primer puesto de control se instalará hoy por mañana en un punto de intenso tráfico: la avenida Córdoba y Darwin, casi sobre la intersección con las vías del ferrocarril San Martín y bajo el puente de la avenida Juan B. Justo, según se anunció. Al final de este y cada uno de los turnos de control, un camión del Gobierno de la Ciudad trasladará las motos retenidas a un playón donde serán guardadas y custodiadas.

¿Qué pasará con los que tengan el casco pero que no lo lleven puesto? Se los dejará seguir, siempre y cuando accedan a colocárselo y tengan la documentación obligatoria (licencia de conducir, cédula verde y seguro de responsabilidad civil). Eso sí: se les labrará el acta de infracción. De acuerdo al artículo 6.1.58 del Código de Faltas porteño, la multa por circular en moto sin casco va entre 50 y 500 pesos.

¿Y cómo es el caso de los acompañantes? Tienen la misma obligación que los conductores de llevar la cabeza protegida. Si no tienen casco, deberán bajarse y sólo podrá seguir viaje el conductor.

"Los golpes en la cabeza son la principal causa de muerte, lesiones graves y discapacidades entre los motociclistas. Es llamativo que, mientras la cantidad de muertos en accidentes de tránsito en la Ciudad bajaron más del 15% en 2008 con respecto a 2007, hubo más víctimas fatales entre los motociclistas. Desde el Gobierno de la Ciudad queremos cambiar esa situación", dijo a este diario el director de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano.

Esta campaña apunta a crear conciencia entre los motociclistas de la necesidad de usar casco para preservarse. Y el objetivo concreto que se propone es reducir en un 20% la cantidad de accidentes graves. Para chequear si hay o no resultados se tomarán como casos testigos los ingresos de dos de los hospitales públicos más grandes de la Ciudad: el Fernández y el Argerich.

"No buscamos -agregó Martínez Carignano- revisar documentación ni recaudar a través de las multas. Sólo pretendemos incrementar el uso de cascos. Si bien en años anteriores hubo campañas publicitarias exitosas para lograr su uso y hoy estimamos que lo llevan más del 80% de los motociclistas, se hacen necesarias políticas más agresivas".

"Usá casco o te quitamos la moto" es el slogan, por cierto muy directo, de la campaña publicitaria que el Gobierno de la Ciudad lanzó hace unos 15 días, como primera etapa de este operativo. Se pegaron carteles en la vía pública y se entregó material informativo en asociaciones sindicales, talleres y locales gastronómicos frecuentados habitualmente por motociclistas. A partir de hoy aquel slogan pasará a ser una realidad.

Comentá la nota