Desde La Rioja, piden la renuncia del vicepresidente Cobos

"Luego de las últimas manifestaciones de Julio Cobos, no queda ninguna duda que por el bien del país, el vicepresidente debe renunciar a su cargo", dice en un documento el titular de Compromiso Riojano, Carlos Chacón.
Luego de las últimas manifestaciones de Julio Cobos, no queda ninguna duda que por el bien del país, el vicepresidente debe renunciar a su cargo.

Desde la votación de la Resolución 125, Cobos ha tenido innumerables actitudes de oposición al propio gobierno que integra, con una manifiesta actitud de oportunismo político más que convicción por principios éticos.

Ha desarrollado una cantidad de acciones que a simple vista parecen incoherentes, pero que esconden sólo un objetivo, que es el de desestabilizar al gobierno por el que llegó al poder central, y que más que incoherencias es lisa y llanamente la más férrea oposición que tiene el Ejecutivo Nacional.

Es fácil, cuando los tiempos se empiezan a poner un poco duros, saltar a la vereda de enfrente y mirar como ocurren los hechos. Pero mirarlos desde el sillón de vicepresidente tiene muy poco de ético y mucho de traición.

En realidad la traición debe ser una constante en Don Julio Cleto, porque primero traicionó a su propio partido y luego al partido que lo proyectó nacionalmente. O es que aparte de los hermanos mendocinos, ¿quién conocía a Cobos antes de ser Vicepresidente?

Esto de ser vice parece que complica las cosas. Así Chacho Alvarez renunció cuando se dio cuenta entre otras cosas de la gran inoperancia del Dr. De La Rúa; pero renunció al fin. En este caso sí podemos hablar de coherencia; pero en Cobos no, en Cobos tenemos que hablar de otra cosa.

Las acciones del vicepresidente me recuerdan a nuestro eterno ex vicegobernador, quien luego de tanto intentar, armó una Cámara de diputados absolutamente funcional a sus objetivos y que fue el brazo ejecutor de un plan de desestabilización democrática de los más tremendos que vivió nuestra provincia; pues en ese momento no había disturbios sociales, ni económicos, ni laborales; sólo había encuestas que proyectaban al gobernador de ese entonces con amplias chances de ser reelecto por otro mandato.

Nuestra Legislatura fue absolutamente fiel a los planes del por entonces vicegobernador. Entonces, si se juntan algunos senadores más ¿querrá Cobos, copiar a los legisladores riojanos?

El Senado de la Nación al igual que nuestra Legislatura, tiene la facultad de destituir a sus poderes ejecutivos por medio del juicio político. ¿Querrá Cobos hacer una riojanada y proscribir a algún candidato para poder ganar como lo hizo nuestro gobernador?

Cuando se es parte del gobierno y no se está de acuerdo con determinadas acciones o hechos políticos, existe siempre la posibilidad de renunciar. Yo lo hice cuando no estuve de acuerdo con Maza; me fui y fundé mi propio partido.

Lo que sucede es que al renunciar a la función pública se pierden una cantidad de beneficios y comodidades que no todos están dispuestos a dejar.

Ahora, si no se renuncia y por beneficios o apetitos de poder se sigue estando en el sillón, lo que se debe hacer es tener una actitud coherente y acompañar al gobierno que le permitió llegar a dónde está. Pero, si no se renuncia y se sigue haciendo oposición en el mismo seno del gobierno, lo único que se generan son actitudes de conspiración que no se llevan bien con los principios éticos que Cobos tanto pregona. Principios, ética y conciencia, ni en La Rioja ni en la vicepresidencia de la Nación es lo que abunda.

Comentá la nota