Desde ringtones hasta delivery de boletas para hacer campaña electoral.

La creatividad y el uso de la tecnología están marcando las distintas líneas de acción de los partidos para, con mayor o menor presupuesto, posicionar a sus candidatos.
"5244750. Llamame. Tengo 5 cosas para decirte". La interpelación del senador provincial y candidato a la reelección por el PD, Carlos Aguinaga, desde su página Web muestra sin rodeos una de las estrategias a través de las que intenta sobresalir entre sus contrincantes.

Así, si uno marca el número puede encontrarse con un mensaje grabado del legislador en el que, al mejor estilo de venta telefónica, ofrece contar sus propuestas si uno va marcando determinado número.

Pero no es la única curiosidad en una campaña en la que Internet y todos sus modos de interacción toman cada vez más fuerza. La creatividad también ha surgido para apostar a distintos formatos así como para llamar la atención de los medios de comunicación y de la gente, en un sistema inundado de propuestas, listas, nombres y peleas políticas.

Curiosidades en la Web

Para los fanáticos, la página del Frente Cívico Federal permite al usuario bajar tres tipos de ringtones con los principales jingles de la agrupación cobista. Dentro del mismo link, los internautas tienen la posibilidad de descargar seis tipos de wallpapers (imágenes que se utilizan como fondo de pantalla).

"Son un tipo de merchandising moderno", define Gustavo Videla, a cargo de la publicidad de esta alianza.

Desde la página del PJ también se puede obtener una imagen de los candidatos para la propia computadora y, al igual que las principales webs, brinda los datos meteorológicos así como la opción de consultar los padrones a través de un link con la página de la Justicia Electoral de Mendoza. Tal vez esos sean los únicos contenidos en el que coinciden la página del PD, del Frente Cívico y del Justicialismo.

Creatividad mata billetera

Aunque en época electoral la información política gana espacio y tiempo en los medios de comunicación, la oferta también se amplía y los partidos deben recurrir a la imaginación para no caer dentro de la misma bolsa y ser ignorados dentro de tanta maraña.

El partido Mendoza Merece Más es uno de los que ha hecho gala de esa estrategia, ya que su presupuesto se los exige. Esta semana estuvieron en todos los medios porque repartieron una torta en la puerta de la Legislatura para simbolizar la necesidad de distribuir mejor la riqueza y, en breve, esperan repetir la jugada cuando le festejen el cumpleaños de 15 a los principales candidatos de los tres partidos mayoritarios.

"Es porque han estado todo ese tiempo en la política y hasta más", justificó Sebastián González, coordinador de la campaña de la agrupación que está colocando calcos en las puertas de las casas de 80 barrios que dicen: "Mi voto no vale un bolsón".

Con la intención de que la gente los conozca, la alianza del Polo Solidario Humanista ha enviado un boletín de manera masiva con una novedosa manera de presentar a sus candidatos. En lugar de los nombres y sus aspiraciones, las cuatro páginas de la publicación poseen distintas notas de interés y, a través de eso, se introduce a los candidatos.

Así, por ejemplo, bajo el título de "Políticas públicas para las víctimas de abuso sexual", se presenta a la candidata a diputada provincial, Cecilia Simioli; o en la nota que habla sobre "Fusibles de la industria y bodegas" se cuenta quién es y qué propone Alberto Stagniti candidato a la Cámara Baja por el cuarto distrito.

Los demócratas, en tanto, acaban de inaugurar lo que llaman delivery de boletas. Así, mediante un mail, llamado o mensaje de texto las "casas amigas" tienen la opción de pedir que les traigan la cantidad de boletas que necesiten para repartir entre los vecinos de la zona y evitar el derroche de papel.

Línea caliente

Los llamados telefónicos con grabaciones de los candidatos y los mensajes de texto masivos son recursos que se vienen utilizando desde la última elección pero aún no se implementan como norma. Sólo Aguinaga pide que lo llamen al mismo tiempo que una grabación similar suena en los teléfonos fijos de Capital. Desde el Frente cobista explicaron que sí utilizarán el soporte telefónico pero no adelantaron de qué modo ni cuándo.

En cambio, tanto desde el PD como desde el PJ explicaron que están analizando el uso del celular. "Aunque los mensajes sean baratos, es un costo extra que hay que sumar", justificó Mildred Torok, prensa del PD.

Por su lado, el responsable de la campaña justicialista -Alejandro Spinello- explicó que todavía no definen si utilizarán el formato porque lo considera una forma de invadir la privacidad de los ciudadanos.

Ida y vuelta

A pesar de que en las caminatas los candidatos pueden recibir los reclamos de los vecinos, la utilización de Internet y sus redes sociales es uno de los modos para atemperar la unidireccionalidad de los mensajes. Es que en las webs de los partidos se abren blogs, foros de discusión y propuestas para incentivar el ida y vuelta.

"La página nos sirve para que el candidato interactúe con los ciudadanos. Pero también usamos Internet para comunicar nuestras propuestas más claramente", dijo José Videla del equipo de publicidad de Aguinaga. A esta idea de mayor contacto y de un modo de incentivar la participación, se suma Spinello quien apunta al público joven a través de este formato.

"Ellos se comprometen y hasta promocionan sus iniciativas y logros", contó el publicista, quien define a Internet como el nuevo espacio para la militancia, pero no el único.

"Es una pata más", puntualizó y contó que la web del PJ se entrecruza con facebook y youtube, un sitio desde donde se pueden bajar los videos de los candidatos. Con una idea similar, Gustavo Videla advirtió que el uso de Internet es un soporte entre el resto que, por supuesto, brinda sus frutos. Sin ir más lejos, el viernes Cobos y sus candidatos se reunieron con sus amigos de Facebook.

"Lo importante es la forma en que se utiliza el lenguaje en los distintos medios", definió el comunicador que no cree que Internet sea un sitio sólo para los jóvenes.

Comentá la nota