Desde Olivos, Kirchner sólo piensa en apuntalar la gobernabilidad

Por Gustavo Sylvestre

Gobernabilidad. Es la palabra que más se le ha escuchado en los últimos días al ex Presidente Néstor Kirchner, en diálogo con distintos interlocutores. La quiere, y la necesita, para los dos últimos años del gobierno de la Presidenta. Y tanta atención le presta al tema, que no tuvo empacho en convocar a Olivos, hace algunos días, al gobernador de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, con quien el Gobierno se apresta a cerrar un acuerdo económico por las deudas reclamadas por la provincia mediterránea.

Schiaretti se sorprendió por la llamada del ex Presidente. Distanciados desde el conflicto con el campo, y con idas y vueltas varias en su relación con el Gobierno, fue a Olivos.

Más se sorprendió cuando Kirchner le comentó que iban a arreglar la deuda pendiente con la provincia a cambio de que le asegure la gobernabilidad. El ex presidente le preguntó sobre cómo estaba la situación en Córdoba y sobre todo, en el gran Córdoba.

El ex presidente parece estar obsesionado con este tema, por eso refuerza la atención sobre la provincia de Buenos Aires, y no para de anudar acuerdos con Intendentes y gobernadores que le son fieles.

Es que por más que las estadísticas del Indec indiquen lo contrario, el nivel de pobreza sigue creciendo, y, sumado al alza en el precio de los alimentos, podría provocar un cóctel explosivo en las franjas sociales más castigadas.

A esto se suman los últimos hechos de inseguridad que pusieron a la gente en la calle en la ciudad de Tigre. El asesinato de Santiago Urbani y las declaraciones de su madre impactaron en el poder, pero sobre todo en el Intendente Sergio Massa, quien siendo Jefe de Gabinete anunció uno de los tantos planes contra la inseguridad puestos en marcha por el Gobierno, sin resultados.

Massa intentó rápidamente sacarse el problema de encima culpando a los policías por estar durmiendo, algo que ayer desmintió el secretario de seguridad, Carlos Stornelli.

El ‘desligue‘ de Massa cayó muy mal en el gobierno de Daniel Scioli. ‘Él también tiene responsabilidad. Habría que avisarle también que la ex Terrabussi está en su zona, parece no haberse enterado. No siempre puede sonreír para la cámara: gobernar también es hacerse cargo de los problemas‘, dijo un alto funcionario sciolista. Es que el asesinato del joven Urbani en Tigre disparó una interna política dentro del Justicialismo, cuyo resultado se desconoce.

Pero el Gobierno parece estar ajeno a estas necesidades de la gente; como lo son la inseguridad, la pobreza y el alza en los precios de los alimentos. Sigue adelante en su búsqueda desesperada de demostrar poder, y después de la controvertida ley de medios, que en los próximos días será denunciada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por parte del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, va por más.

Con el objetivo de mantener las mayorías logradas en el Congreso para sancionar esa ley, el kirchnerismo se apresta a avanzar en dos temas reclamados desde sectores de la izquierda y la centro izquierda: la ley de entidades financieras y la reforma política.

A todo esto, la oposición sigue sin encauzar una propuesta alternativa. Sólo el cobismo parece no detener su marcha hacia 2011. Se muestran indiferentes a la reciente movida del Presidente de la UCR, Gerardo Morales, que en la búsqueda de la reelección al frente del partido organizó el pasado fin de semana un acto en Rosario con el objetivo de ‘mostrarle los dientes‘ a Julio Cobos. Desde las cercanías de Morales, ayer sembraban dudas respecto a la actuación del Vicepresidente en la sanción de la creciente ley de medios, y con malicia se preguntaban: ‘¿No leyó el Vicepresidente la ley antes de dársela a Aníbal Fernández, para su publicación, con las irregularidades que salió?‘

Desde el entorno de Cobos prefieren no responder. Están embarcados en la organización de un Seminario de Políticas Públicas que se concretará el próximo mes de noviembre, del que participarán las figuras más destacadas del radicalismo, y tal vez de la oposición. Sería el punto de partida en la carrera presidencial de Cobos.

La sorpresa política antes de fin de año la podría protagonizar el ganador de la elección en la provincia de Buenos Aires, Francisco de Narváez. Con bajo perfil, está caminando el interior del país, lo que sería el paso previo a su lanzamiento como pre candidato presidencial por el justicialismo.

Comentá la nota