DESDE EL PJ MISIONERO CARGAN DURAMENTE CONTRA PUERTA

El Congresal del Partido Justicialista Distrito Misiones, Pedro Jorge Figueredo, señaló -en respuesta a quienes solicitan la normalización del Partido y el llamado a internas, para lo que solicitan convocar al Congreso Partidario- que "desde el año 2003 se repite un hecho en común dentro del PJ misionero: cuando Ramón Puerta fue derrotado por Carlos Rovira, en las elecciones a gobernador de ese año, abandonó la Presidencia del Partido Justicialista, contribuyendo con esa actitud a la primera diáspora del Justicialismo. Este mismo dirigente, luego de perder a manos de Luis Viana, la posibilidad de continuar como senador nacional, no prestó apoyo a los candidatos del Partido en las elecciones legislativas del 2005, llegando a solicitar votos de la población para un extrapartidario".
Mientras que en el año 2006, "un grupo de dirigentes, entre los que estaban Juan Manuel Irrazábal (que en ese momento era diputado nacional elegido por el rovirismo) y Diego Sartori, al no poder conformar una lista para participar en elecciones internas, pidieron y obtuvieron la intervención de nuestro Partido. Finalmente, luego de las elecciones de junio del año pasado, apenas conocido los resultados de la misma, otros dirigentes (Gustavo Weirich, Mario Lindemann y Juan Carlos Ríos) salieron a pedir renuncias de autoridades partidarias.

El hecho en común al que hago referencia a comienzos de la nota, es la falta de consideración y respeto que demostraron estos dirigentes a las instituciones partidarias y al funcionamiento de las mismas. En efecto, la huída de Puerta en el 2003, la falta de apoyo a los candidatos en el 2005, el pedido de intervención (con sus nefastas consecuencias), la exigencia de renuncias de la liga de intendentes, demuestra que para estos dirigentes, cuando el Partido deja de ser el camino para satisfacer sus aspiraciones personalistas, lo abandonan o piden que se vayan todos".

El congresal recordó que "ahora el pedido de algunos dirigentes, por supuesto por afuera de nuestros organismos partidarios, es la realización de internas. Algo con lo que todos estamos de acuerdo, porque éstas son un elemento imprescindible de la democracia, alegando la ilegitimidad de esta conducción actual. Pero, como dice la compañera Silvana Martínez, el PJ tiene dos de sus organismos legalizados y legitimados: el Congreso Provincial y el Consejo Provincial. Es necesario la conformación de los Consejos Municipales y de la Secretaría de la Mujer, y de la Juventud y debe hacerse en el más corto plazo posible. Pero para que eso ocurra hay que realizar una importante depuración de nuestro padrón (para transparentar la situación del Partido) y una campaña de afiliación masiva. Tareas que demandarán tiempo y esfuerzo, y parece que algunos no están dispuestos a realizarlas, porque prefieren tomar el camino del menor esfuerzo y dirimir cuestiones internas a través de la prensa".

Para Figueredo, "es necesario un cambio de paradigma en la dirigencia del Peronismo misionero, hay que entender que las instituciones tienen un valor intrínseco como sostén de la democracia, y no como meros instrumentos de la realización de ambiciones personalistas. Mal nos va ir a los justicialistas si lo único que ambicionan nuestros dirigentes es seguir ocupando espacios de poder a toda costa. Necesitamos dirigentes que se pongan a pensar un modelo de Provincia que nos contenga a todos, que se dediquen a elaborar políticas de Estado para alcanzar la máxima aspiración del pueblo como es la justicia social", remarcó.Vox Populi - El Diario Digital de Misiones, Argentina.

Comentá la nota