Desde hoy, Gobierno saca a la luz medidas ocultas

Por: Carlos Burgueño

Néstor Kirchner decidió adelantar las elecciones legislativas por varios motivos económicos. Y negativos, lógico. Sabe el matrimonio presidencial que desde hoy deberá comenzar a tomar múltiples medidas de realismo fiscal, financiero, tarifario y salarial; en todos los casos, con consecuencias para los votantes

Se trata de noticias que, obviamente, de haberse blanqueado antes, hubieran tenido consecuencias electorales peores.

El repaso de estas decisiones por venir son las siguientes:

1 - El FMI y el dólar.

El Gobierno sabe que se enfrenta a un segundo semestre de 2009 con problemas fiscales y, en menor medida, cambiarios. En el primer caso, tendrá que resolver si continúa con la política de financiamiento vía ANSES o si abre la alternativa de los organismos financieros internacionales. En el caso del dólar, las presiones que deberá enfrentar el Gobierno pasan por la presión de la Unión Industrial Argentina (UIA), aunque la situación internacional ayuda a anestesiar cualquier disparada en el tipo de cambio.

2 - Acuerdos de precios.

Vencen los pactos que Guillermo Moreno fue cerrando con sectores como el de alimentos, bebidas y artículos de alto consumo. En general, estos acuerdos no son respetados (se basan en productos de utópico encuentro en las góndolas), pero son los que releva el INDEC. En los lácteos, la carne y el pan, las diferencias entre los precios que figuran en los listados y las pautas morenistas son de entre el 25% y el 35%. Ahora deben renovarse, pero con el nuevo panorama político. La gran incógnita es ahora saber si por primera vez desde que el secretario de Comercio Interior es el hombre fuerte en lo económico, las empresas se plantarán frente al funcionario a rechazar estos pactos. Especial atención habrá que poner en las discusiones que se abran entre el funcionario y las principales cadenas de súper e hipermercados.

3 - Suba de tarifas.

En los principales centros urbanos se están comenzando a recibir las facturas de gas, con sorprendentes incrementos, pero todavía está pendiente una suba en todo el país (con excepción del área de Gas Natural Ban). Siguen la tendencia que se vivió en el verano con las de electricidad.

4- Paritarias o protestas.

Los dos influyentes sindicatos, camioneros y metalúrgicos, pactaron con el Gobierno cerrar sus aumentos salariales a partir de hoy y postergaron medidas de fuerza. Hugo Moyano como Antonio Caló ya preparan sus diferentes mecanismos de protestas. En el primero caso, piden un incremento del 25% frente a las empresas que intentan mantener los salarios congelados a diciembre. En el caso de los metalúrgicos, la diferencia es aún mayor. Techint ofrece una rebaja salarial del 15% a cambio de no trabajar un día o un congelamiento de sueldos. Aluar y Acindar avalarían la posición. La UOM reclama un aumento del 22%. Si no hay acuerdo, los camioneros paralizarían varias ciudades y la UOM marcharía por el centro de la Capital Federal.

5 - Aumento de expensas.

El titular del gremio de encargados de edificios, Víctor Santamaría, espera que desde el Gobierno se firme el aumento salarial del 19%. La demora se debe a que los incrementos iban a tener un impacto directo en las expensas de millones de votantes. Despejado el «escollo» electoral, los propietarios e inquilinos tendrán que soportar alzas del 15% promedio en sus expensas este año.

6- INDEC.

La mayoría de los potenciales ministros de Economía que se mencionan para suceder a Carlos Fernández exige como condición indispensable normalizar el instituto. Algunos incluso ya tienen proyectos para que la salida no sea humillante para los Kirchner, incluyendo la creación del bastardeado comité de notables que iba a dirigir Aldo Ferrer. Si esto sucede, el Gobierno tendrá que enfrentarse a la situación de reconocer que la inflación real es muy superior a la que venía mostrando el INDEC, lo que derivaría en un cambio radical en la política monetaria oficial.

7- ¿No más salvatajes?

En los próximos días, el Gobierno deberá definir varios rescates de empresas. En el listado se encolumnan desde La Serenísima hasta la autopartista Mahle, pasando por empresas transportistas de gas, frigoríficos y productoras de maquinaria agrícola. La decisión que deberá tomar Cristina de Kirchner será la opción entre avances como el de Guillermo Moreno en la ex Massuh o los préstamos con garantía tipo General Motors. O directamente, negar asistencia.

8 - Moratoria.

El 31 de agosto vence el llamado a regularizar deudas tributarias y previsionales que organizó la Administración Federal de Ingreso Público. El organismo profundizará desde hoy la presión para que deudores detectados por la AFIP se sumen al llamado. Según datos oficiales, hasta hoy la moratoria previsional tiene más adherentes que el alicaído blanqueo.

Comentá la nota