"Desde el Gobierno nacional baja un clima de confrontación"

Exclusiva. El titular del radicalismo abordó varios temas de la actualidad nacional, criticó con dureza la ley de Presupuesto, reclamó mayor federalismo y habló de los acuerdos políticos de cara al 2011.
Al titular del radicalismo, Gerardo Morales, le tocó vivir una situación de agresividad la semana pasada cuando un grupo de piqueteros le arrojó huevos y sillas antes de una disertación. Ayer, no dudó en responsabilizar por este ataque al Gobierno nacional, durante un diálogo exclusivo con EL LIBERAL.

El dirigente radical además abordó el tema del Presupuesto, la polémica por la "fe de erratas" a la ley de Medios, la relación con Elisa Carrió y el armado político de cara a las elecciones del año 2011.

-¿Luego de la agresión que sufrió el viernes cree que se vienen tiempos de crispación social y política?

-Me parece que en este país la escalada de violencia política va a seguir creciendo, en la medida en que aquéllos que tienen una responsabilidad institucional no le pongan un freno. Creo que la respuesta que podemos darle a esta escalada de violencia que se vive es más institucionalidad y más tolerancia; ésa será nuestra forma de actuar ante los violentos.

-¿El discurso del Gobierno nacional alimenta este tipo de agresiones?

-Acá no es verdad que todos los sectores de la vida política e institucional argentina tienen el mismo grado de responsabilidad. Cuando pasan estas cosas, la gran responsabilidad es la del centro del poder, es del Gobierno. Si desde el Gobierno nacional baja un clima de confrontación no se puede esperar otra cosa en la sociedad, que es la que toma los ejemplos del poder.

-¿Le encuentra alguna justificación a la agresión que sufrió el viernes?

-Hay algunas personas, que para justificar, dicen que yo estoy en contra de las organizaciones sociales, y no es así. Lo que yo digo es que hay algunos dirigentes que utilizan a la gente, la tienen como rehén, la obligan a hacer cortes de rutas, movilizaciones y a veces la obligan a estos hechos lamentables.

-¿Tuvo tiempo de analizar el presupuesto, qué le pareció el proyecto que envió al Congreso el Poder Ejecutivo?

-En cuanto a la ley de Presupuesto, es indudable la intención centralista del Gobierno. Se ha consolidado con la aprobación en Diputados un nuevo atropello a las provincias. El Gobierno sigue manteniendo el esquema de concentración de fondos en la caja de recursos nacionales, en contra de las provincias. Esto afecta la autonomía y otra vez más atenta contra los principios del federalismo que están establecidos en las leyes.

-Se viene la renovación de autoridades en la Unión Cívica Radical nacional, ¿cree que servirá para unificar el partido o puede producir algún tipo de quiebre en el seno de la UCR?

-La interna en el radicalismo viene con una idea desde todos los sectores, que es terminar con una conducción unificada, con autoridades que tengan el máximo del consenso dentro del partido. Esto no quiere decir que se vaya a eludir el debate que se tiene que dar puertas adentro. Vamos a debatir y a consensuar.

-¿Van a avanzar en el acuerdo con otras fuerzas políticas de cara al 2011?

-Sin lugar a dudas, las afinidades más fuertes están dadas hoy por hoy con el Socialismo y la Coalición Cívica.

-¿Se puede mantener un acuerdo con Elisa Carrió antes y después del 2011?

-Yo creo que sí. Vamos a hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para mantener la unidad, no sólo con Elisa Carrió, sino con todos los sectores con los que hoy estamos construyendo un acuerdo que nos permita llevar mayor tranquilidad a los argentinos.

-¿Qué pasó finalmente con la polémica que se armó por la fe de erratas que se le agregó a la ley de Medios en el Boletín Oficial?

-Sobre la ley de Medios, vamos a pedir una investigación parlamentaria que determine si las modificaciones que vienen en la fe de erratas están entre las atribuciones que el pleno de la Cámara de Diputados le otorgó a Fellner. Si no es así, lo que debería hacer el Gobierno es volver a publicar en el Boletín Oficial lo que fue aprobado en la Cámara alta sin ninguna modificación. Si quieren que haya cambios, la ley tiene que volver al Congreso.

Comentá la nota