Desde el Gobierno buscan bajarle el tono a la salida del procurador del Tesoro

El ministro de Economía, Amado Boudou, negó que la renuncia de Osvaldo Guglielmino haya sido por la crisis del Central. "Cada funcionario tiene su tiempo", dijo y cuestionó la "judicialización de la política".
El Gobierno intentó hoy quitarle trascendencia al desplazamiento del procurador del Tesoro, Osvaldo Guglielmo, quien se desempeñaba como jefe de los abogados del Ejecutivo y el responsable de diseñar la estrategia de los decretos que terminaron frenados por la Justicia.

El ministro de Economía, Amado Boudou, negó esta mañana que la renuncia de Guglielmino se haya desencadenado por los desaciertos judiciales en el conflicto por el Banco Central.

"Cada funcionario tiene su tiempo y su momento, nada es monocausal, no creo que tenga que ver con este hecho puntual", dijo el ministro en declaraciones por Radio Continental.

Boudou volvió a defender la creación del Fondo del Bicentenario al afirmar que "es una instancia política y no judicial" y reiteró que las trabas a su conformación están vinculadas con la "judicialización de la política".

En declaraciones a radio Continental, el funcionario explicó que "un DNU (decreto de necesidad y urgencia) es una atribución constitucional y acá se buscó frenar esa medida; pero lo importante es que seguimos trabajando para que el Fondo del Bicentenario esté en funcionamiento", acotó.

Comentá la nota