Desde el FONFIPRO lanzaron financiación para compra de equipos de riego

Los productores que están instalando equipos de riego en la zona núcleo de banana cuentan entre 8,10 y 15 hectáreas cultivadas pero inicialmente están incorporando la estructura básica en las primeras dos hectáreas.
Pero ya están pidiendo que los cabezales se diseñen para más hectáreas y pueden, con caños más grandes de conducción de agua pueden servir a dos hectáreas ahora y con el tiempo el equipo les permite adosar más laterales para regar más superficie con un costo mucho más bajo.

Presentación

El equipo que fue presentado en Laguna Naincek cuesta alrededor de 7.500 pesos por hectárea pero en la medida que se vayan sumando hectáreas el costo disminuye porque se trata solamente de agregar laterales de riego.

Los bananeros pueden adquirirlos apelando a un crédito habilitado por el Fondo Fiduciario provincial establecido a tres años de plazo con uno de gracia y una excepcional tasa de interés bonificado.

El riego es considerado fundamental para el desarrollo de la actividad ya que les permite a los productores salvar las épocas de sequía y plantar tempranamente, sobre todo cuando no llueve, para que de ese modo un porcentaje grande de la producción evitará las dañinas heladas porque se cosechará antes.

CEDEVA

Al mismo tiempo, se destacó que junto con el riego se pueden inyectar los fertilizantes que necesitan los cultivos para que puedan expresar todo su potencial, aumentando los rendimientos y mejorando la calidad en campo.

Aclararon los técnicos del CEDEVA que el riego no es solamente tirar agua sino que sirve para superar en gran parte del cultivo las épocas de heladas.

El equipo presentado en Naineck fue preparado por la empresa Plastro y el CEDEVA hace dos años, consiguiéndose un equipo al que se meritúa como muy robusto, con excelentes materiales y con todo un manejo manual de las llaves y parcializado para que los productores estén en condiciones de adecuarlos en función de la cantidad de hectáreas a cultivar.

Condiciones

Además, crea las condiciones para que en el caso de que cuenten con bananales en diferentes estadíos de crecimiento, los productores les puedan dar los fertilizantes que necesita cada uno de ellos y si se registrase alguna ruptura en partes de la instalación se pueda anular la dañada y seguir regando con los otros sectores hasta la reparación.

Los técnicos insistieron en que el equipo de riego- que ya se validó en Tacaaglé- demostró que está muy adaptado al manejo del pequeño productor que acaban de aprobarlo y anticiparon que esta capacitación se complementará con un curso de riego para productores que se dictará en la zona por parte de la firma Gragil instalada en el acceso sur de esta capital.

Comentá la nota