Desde estar en familia hasta pasear al perro, los candidatos disfrutaron la veda

La veda electoral fue un bálsamo para los candidatos. Saturados de la campaña, dedicaron la víspera de las elecciones a distenderse, verse con amigos, juntarse en familia o despuntar el vicio de algún deporte, aunque hubo algunos que, ganados por la ansiedad, trabajaron igual.
El gobernador bonaerense, Daniel Scioli (segundo en la lista K de diputados nacionales) jugó al tenis y paseó a su perro, acompañado por su mujer, Karina Rabolini.

   El banquero Carlos Heller (también candidato K pero por el distrito porteño) estuvo acompañado por su familia. Mientras tanto, su contrincante del Acuerdo Cívico y Social, Alfonso Prat-Gay, jugó al fútbol y comió asado.

   El cierre de campaña encontró "palmado" a Francisco De Narváez (hasta último momento repartió boletas en la estación de trenes de Constitución). No obstante, a la mañana el candidato de Unión-PRO trotó por los bosques de Palermo, donde cosechó algún que otro "¡Vamo? Colorado!". A la tarde se recluyó con sus equipos para ocuparse del tema que lo obsesiona: la fiscalización de los comicios.

   Su compañera porteña, Gabriela Michetti, buscó desenchufarse y pasó todo el día en su casa, descansando y durmiendo la siesta.

   No fue la única que tenía sueño acumulado. Carrió, tercera candidata porteña del Acuerdo Cívico, también se dedicó a dormir y relajarse. A la mañana se levantó tarde, caminó un rato, y después recibió en su casa a varias amigas.

   Por su parte, Néstor Kirchner (primer candidato bonaerense del Frente para la Victoria) se quedó en Olivos trabajando: tuvo varias reuniones para monitorear todos los detalles de los comicios, cruciales para él.

   Ricardo Alfonsín, el segundo candidato bonaerense del Acuerdo Cívico, tampoco pudo relajarse, y pasó la tarde en la oficina que fuera de su padre junto a su equipo. En cambio Margarita Stolbizer, la cabeza de esa lista, aprovechó el sábado para ir a la peluquería, luego se recluyó con su familia.

   Como ya es costumbre, el macrismo jugó un picado preelectoral. En una cancha de Palermo se cruzaron peronistas y radicales PRO, entre ellos Diego Santilli, Daniel Amoroso, Oscar Zago, Ezequiel Fernández Langan y José Luis Giusti.

   Fernando Pino Solanas, cabeza de la lista porteña a diputados por Proyecto Sur, se reunió con varios candidatos de su frente político y amigos personales en un café de Boedo, con quienes disfrutó de un día sin actos proselitistas ni llamados de la prensa. l

Comentá la nota