Desde enero, viajar en el urbano costará un 33% más

El precio del cospel pasó de $ 1,50 a $ 2 / En taxis, el ajuste de la tarifa ronda el 20 por ciento / Hubo incidentes y protestas en las afueras del Concejo Deliberante.
Después de varios intentos fallidos, ayer finalmente el intendente de Córdoba, Daniel Giacomino, logró que el Concejo Deliberante apruebe la suba del boleto urbano de transporte, de 1,50 a dos pesos, 30 centavos menos de lo que había solicitado el Ejecutivo. Los demás segmentos tarifarios quedaron así: barrial, 1,50 peso; Circunvalación, 2,30 pesos; social (jubilados, veteranos de Malvinas, pacientes crónicos), 1,30 peso; y abono estudiantil, al 28 por ciento del precio del cospel.

La discusión legislativa tuvo como telón de fondo serios incidentes callejeros por enfrentamientos entre la Policía y manifestantes que se oponían al aumento. Hubo 33 detenidos y ocho uniformados heridos.

El aumento regiría desde los primeros días de 2010, una vez que la norma sea promulgada. El municipio anunció que el cambio de tarifa traerá aparejado un recambio también de cospeles para evitar la especulación y que se "retengan" fichas.

El Ejecutivo venía reclamando largamente el ajuste con el argumento de que el sistema de transporte estaba "a punto de caerse", y también para dejar de subsidiar a las prestatarias y aliviar así su propia caja.

En la misma sesión, los concejales aprobaron también una suba en las tarifas para taxis y remises, aunque en este caso los ediles mostraron más predisposición al consenso que en la cuestión del cospel, donde había posiciones antagónicas.

La nueva tarifa para taxis será: 3,90 pesos la bajada de bandera y 0,195 la ficha por cada 100 metros. Y en el caso de los remises: 4,10 pesos la bajada de bandera y 0,1832 cada 100 metros.

Mayoría trabajosa. La votación que terminó avalando el incremento del precio del cospel se resolvió por 18 a 12. Se opusieron cuatro concejalas del bloque Progresista (vicentistas), el peronista Elvio Sahaspe (en disidencia con su propia bancada) y siete del juecista Frente Cívico. Todos esos concejales habían anunciado hace tiempo –con distintos argumentos– su rechazo al aumento.

En el caso del juecismo, el dato saliente es que modificó su voto Sandra Trigo, que mientras integró el bloque del Frente Cívico firmó un documento de rechazo al aumento, pero luego se pasó al giacominismo y lo terminó convalidando.

Pero el espaldarazo decisivo para que el oficialismo pudiera lograr el aumento provino esta vez de la UCR, que cambió su actitud en relación al ajuste que pedía el Ejecutivo.

Semanas atrás, particularmente cuando Ramón Mestre todavía presidía ese bloque (luego renunció para asumir como senador), la UCR había plantado su negativa a retocar el precio del cospel, con argumentos similares a otros opositores: que Giacomino debía pelear por más subsidios nacionales y que debía revisar el deficitario sistema diferencial.

Al defender el voto de su bloque, Marcelo Cossar (UCR) facturó que la falta de una bancada oficialista por el quiebre del Frente Cívico hacía necesario que el radicalismo le asegurara al Ejecutivo la mejora tarifaria que requería en el transporte.

Consumada esa decisión, el juecismo reflotó la teoría de que existe una nueva mayoría oficialista, anudada esencialmente entre el giacominismo, la UCR, el PJ.

"Lo dijimos hace tiempo: son socios políticos y ahora quedó demostrado. Hace menos de un mes los radicales hacían conferencias de prensa para anunciar su rechazo al aumento del cospel, y ahora, sin que nada haya cambiado, levantaron la mano para aprobarlo", criticó Walter Nostrala (Frente Cívico).

En el interior

Villa María. La Empresa Municipal de Transporte (Emtupse) pidió al Concejo Deliberante elevar el precio del boleto urbano de colectivos a 2,65 pesos, lo que implicaría un aumento del 32,5 por ciento con respecto a la actual tarifa, de 2 pesos.

Río Tercero. La empresa Río Bus solicitó al municipio elevar el precio del boleto de 1,75 peso a 2 pesos. En el Concejo Deliberante no habría hasta ahora acuerdo al respecto.

Río Cuarto. Por tres meses, se pondrá a prueba un boleto estudiantil para secundarios y universitarios, con descuento del 50 por ciento. La prestataria quiere aumentar el boleto, para llevar el abono de 1,25 a 1,60 peso.

Comentá la nota