Desde enero, la Subsecretaría de Salud podría quedarse sin edificio

En 16 días vence el contrato y aún no está acordada su renovación. Pretenden extender el vínculo por cuatro meses pero no tuvieron respuesta de los dueños.

A la fecha, Provincia adeuda el alquiler desde octubre, monto que asciende a los $111.000.

Neuquén > En dos semanas se vence el contrato de alquiler del edificio de la Subsecretaría de Salud y no hay certezas sobre su renovación, con lo cual su lugar de funcionamiento a partir de 2010 aún es incierto.

Si bien ya se iniciaron las gestiones para estirar el actual vínculo contractual, existiría una traba inicial y es que Salud quiere que el nuevo acuerdo sea por sólo cuatro meses y no por un año, con el pretexto de que, de no mediar algún imprevisto, en mayo se le estaría otorgando un sector en el nuevo edificio de la sede ministerial.

Sin embargo, la iniciativa de las autoridades de la Subsecretaría no sería, en un principio, bien vista por los responsables de las instalaciones, quienes pretenderían que la renovación fuese por la misma cantidad de meses que el actual; es decir, un año.

A ello se le suma un tema no menor, la deuda que hay a la fecha. Según información suministrada desde la Subsecretaría de Salud, Provincia le adeuda a Corralón El Oro Negro -firma dueña de la propiedad- tres meses (octubre, noviembre y diciembre), que trasladado a los números rondaría los 111 mil pesos, cifra que se deduce de los $37 mil que se pagan mensualmente.

"Se empezaron las gestiones pero no tenemos ninguna respuesta. El hecho de querer renovar por cuatro y no por 12 meses se debe a que entre abril y mayo de 2010 ya tendremos el lugar asignado en la Ciudad Ministerial", aseguraron ayer fuentes cercanas a la Subsecretaría, quienes afirmaron que existe una deuda pero que ello no sería un gran inconveniente. "En la calle no nos quedaremos, pero la idea es tener todo arreglado cuanto antes. Sabemos que la prórroga debería hacerse por otros doce meses, pero estamos ante un caso especial", aclararon.

Hasta ayer, las esperanzas de las autoridades no se desvanecían. Confían en la buena predisposición de los propietarios y estiman que su pedido será aceptado. De ser así, el vínculo se extendería hasta abril de 2010. De lo contrario, el próximo 31 de diciembre será el último día en calle Fotheringham y empezarán a correr las horas para encontrar un edificio que lo reemplace, al menos hasta mayo.

Comentá la nota