Desde la embajada de Brasil, Zelaya llama a la "ofensiva final" para recuperar el poder

El mandatario derrocado pidió a todos sus seguidores que se movilicen desde sus poblados, aldeas, caseríos y municipios del interior hacia la capital, según comunicado leído desde la sede diplomática
El mandatario derrocado pidió a todos sus seguidores que se movilicen desde sus poblados, aldeas, caseríos y municipios del interior hacia la capital, según un comunicado leído desde el interior de la sede diplomática donde se encuentra alojado desde el lunes que regresó al país

"Hago un llamado patriótico a movilizarse en todo Honduras y que todos los que puedan vengan a Tegucigalpa para que luchen en una ofensiva final" dijo Zelaya en el comunicado donde dio a conocer su decisión.

El lunes, fecha definida por Zelaya para su batalla final, se cumplen tres meses desde que fuera derrocado, cuando comandos militares lo arrestaron y expulsaron, arguyendo que cumplían órdenes judiciales. Los militares lo introdujeron a un avión y lo trasladaron a Costa Rica.

En el mensaje del sábado por la noche el derrocado mandatario dijo a sus seguidores que las acciones deben centrarse en "patria, restitución y derrota a la dictadura", modificándolo en relación al inicial que consistió en "patria, restitución o muerte", lanzado desde los balcones de la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Zelaya regresó clandestinamente el lunes y se alojo en la misión diplomática brasileña. El gobierno de Brasil dijo que es un "huésped", mientras el presidente Luiz Inacio Lula da Silva dijo que se puede quedar el tiempo que quiera.

El mensaje de Zelaya a sus seguidores se produce después de que el jueves y el viernes prometiera iniciar un diálogo con el gobierno de facto que encabeza Roberto Micheletti a fin de encontrar una salida pacífica a la crisis política que padece Honduras.

El jueves Zelaya se reunió con el obispo auxiliar de Tegucigalpa, monseñor Juan José Pineda, y los candidatos presidenciales Porfirio Lobo Sosa del partido Nacional, Elvin Santos del partido Liberal, Felicito Avila de la Democracia Cristiana y Bernard Martínez del Pinu-Social demócrata.

Comentá la nota