Desde el Ejecutivo consideran necesario trasladar a los ingresos municipales los incrementos de cos.

La secretaria de Economía del Gobierno Local afirmó que se está estudiando el mecanismo a implementar. Las opciones pasan por un plan de regularización de deudas, un aumento de tasas o mayor seguimiento a deudores.
El Departamento Ejecutivo municipal está estudiando mecanismos que le permitan hacer frente a los costos cada vez mayores de los servicios y a los que se agregan los reclamos gremiales por aumentos de sueldos.

Dichos pedidos deben ser trasladados irremediablemente a los ingresos que tienen las arcas comunales y que provienen del pago de tasas.

La secretaria de Economía de la Municipalidad de Junín, contadora Malena Baro afirmó en relación a las finanzas comunales que "como todos los municipios del país estamos complicados porque somos autónomos en algunos aspectos pero no en asuntos salientes que hacen al libre manejo de las estructuras financieras y presupuestarias".

En su análisis agregó la funcionaria municipal que "no ha dejado de variar las estructuras de costos. Desde hace tres años a esta parte, los incrementos fueron constantes y principalmente en 2008, como consecuencia de la inflación, además tuvimos que otorgar un reconocimiento salarial, con incrementos menores que nunca se han transparentado".

Indicó Baro que esto es así "porque no lo hacemos acompañado de pedidos de aumentos de tasas, dadas las malas experiencias en los casos más salientes como fueron los mayores costos de Ashira que salió la aprobación de reconocimiento pero no así el traslado a los valores de tasas".

Esto sucedió también con el último aumento salarial a los empleados municipales, pero la contadora Bora opinó que "esto ya no puede seguir sosteniéndose de esta manera".

Especificó que "hasta ahora hemos restringido prestaciones internas, ya que no podemos trasladar ese ajuste a las prestaciones que reclama permanentemente el vecino, porque deben ser las mismas y cada vez mejores. Como consecuencia de ello, cualquier mayor costo que se plantee de aquí en adelante, cualquiera sea el tenor, deberá ser trasladado".

Indicó que "estamos trabajando en eso, ya que puede ser a través de un plan de regularización, aumento de tasas o seguimientos más intensivos en la cobrabilidad. Lo que sabemos es que el traslado a los ingresos es inevitable", sentenció.

Planteos a las

autoridades nacionales y provinciales

Baro señaló que el tema de la situación económica municipal ha sido trasladado a las autoridades nacionales y provinciales. "Se han hecho -dijo- gestiones infinitas, no solamente por esto sino específicamente por cuestiones asociadas a los servicios".

Al respecto mencionó que "nosotros tenemos incluidos dentro de los costos de servicios el Impuesto al Valor Agregado, cuando el Municipio es exento de ese impuesto y eso genera que dentro de los servicios la comuna esté pagando hasta el 21 por ciento en concepto del mismo".

"Hemos pedido en su momento al Gobierno nacional la suspensión, de alguna manera, del porcentual que estamos pagando en concepto de IVA por los servicios, porque se incrementan considerablemente", sostuvo Baro.

Comentó que se ha pedido a la Provincia ayuda de diferentes tenores, asociado al objetivo de reestructurar los costos municipales.

"No se ha formado ninguna comisión ni encuentro formal con ese objetivo", dijo Baro, quien agregó que "la Provincia está en una situación igual o peor. Eso es preocupante para los municipios porque el Estado provincial, que es el primer estamento contenedor, está en una situación peor que la suma de los municipios", señaló.

El reclamo gremial

Baro consideró que el reclamo de los sindicatos que nuclean a los trabajadores municipales es "coherente y lógico. Los sueldos están absolutamente devaluados", reconoció.

"Consideramos que el reclamo es justo pero la discusión este año se ha dilatado porque no podemos absorber mayores costos sin trasladarlos a los ingresos del Municipio", reiteró.

Baro consideró que "si presionamos sobre un mismo bolsillo, mayores costos, el default es inmediato pero el objetivo no es desfinanciar las arcas municipales ni tampoco otorgar algo que no pueda ser sostenido en el tiempo".

Pidió a los sindicatos que se planteen valores aplicables pero insistió en que cualquiera sea el monto, el mismo debe ser trasladado a un aumento de tasas, plan de regularización o mayor seguimiento de los contribuyentes deudores.

Bajó la recaudación

En referencia a la recaudación, Baro afirmó que al igual que sucedió a nivel nacional y provincial, "bajó algo", expresó.

A renglón seguido explicó que la recaudación "no bajó en los términos que temíamos" y calculó esa baja entre un punto y medio a dos puntos, depende la tasa. "Si lo medimos teniendo en cuenta la inflación, la caída es mayor", afirmó.

La funcionaria destacó que "los contribuyentes cumplidores siguen en tal condición, independientemente de los momentos, pero en líneas generales cae dos o tres puntos, según el contexto".

El problema de fondo es que los costos en base a los cuales están determinadas las tasas "no tienen nada que ver con los verdaderos costos de las prestaciones asociadas a esa tasa", dijo Baro, quien puso como ejemplo que Ashira está demandando anualmente trece millones de pesos mientras que la tasa de conservación por la vía pública, asociada a esa prestación, recauda por año siete millones de pesos, con un nivel de cobrabilidad del 65%, un porcentaje que consideró que "no es malo".

"Esto demuestra que existe un desfasaje entre los costos y los valores en base a los cuales se determinan las tasas es muy importante, un tema que estamos trabajando con el Concejo Deliberante desde hace más de un año y medio", concluyó.

Comentá la nota