Desde Egipto, Cristina dio ayer instrucciones a Boudou

Por: Carlos Burgueño

El radicalismo quedó preso de sus posiciones históricas en contra del sistema de capitalización. De todas formas, el Mendocino Ernesto Sanz y el pampeano Juan Carlos Marino cuestionaron la falta de controles sobre la ANSeS.

Cristina de Kirchner monitoreó desde Egipto, casi al instante, la marcha del debate en el Senado de aprobación de la nacionalización de los fondos que hasta ayer administraban las AFJP. En el medio de los llamados, tuvo dos particularmente dirigidos a quien desde ahora será el funcionario que más dinero administre en la historia económica de la Argentina: el titular del ANSeS Amado Boudou.

Entre la Presidente y Boudou hubo ayer al menos dos llamados particulares entre El Cairo y Buenos Aires. No tuvieron que ver sobre cómo marchaba la votación, sino con lo que sucederá la semana próxima. Cristina de Kirchner le aseguró que desde el lunes ya estará preparado el decreto reglamentario para que a partir del 1 de diciembre, la norma que transfiere los más de u$s 30.000 millones al Estado bajo la órbita del ANSeS esté vigente. La jefa de Estado le aclaró además a Boudou que en la próxima semana habrá un control jornada tras jornada sobre la marcha de la puesta a punto de la estatización, y responsabilizó directamente al titular del ANSeS en que tres capítulos de la operación estén al día y no le produzcan problemas a la residencia de Olivos. Concretamente, Cristina de Kirchner habla de la formación de los organismos de control, el traspaso de los empleados de las AFJP al Estado y de lo que suceda con los fondos confiscados en Nueva York por el juez Thomas Griesa.

Sobre el primer punto, Boudou aseguró que antes del primer trimestre de 2009, estará diseñado y puesto a punto para comenzar a funcionar la comisión que en teoría debería asesorar a la ANSeS sobre cómo realizar las inversiones con los más de $ 100.000 millones que para esa época manejará el organismo. De éste participarán, según lo negociado por el oficialismo en Diputados y de acuerdo con una idea que tiene el copyright del jefe de Gabinete, Sergio Massa, la ANSeS, el Banco Nación, un representante de la banca de capital nacional y otro de la extranjera, la Unión Industrial Argentina (UIA), otro de la CGT y uno de la CTA. Además, se sumarán un delegado de la Cámara de Diputados y otro del Senado. La intención, obviamente, no es que este ecléctico cuerpo tome las decisiones sobre a dónde irá el dinero; sino que dé el aval como para aventar las inevitables embestidas de la oposición y, eventualmente, de algún juez que decida controlar de cerca la letra chica de la ley aprobada en el Congreso.

También se interesó la jefa de Estado sobre la marcha del traspaso de los empleados de las AFJP al sector público. Boudou le dio el dato de que ya consultaron las páginas del Ministerio de Trabajo y de la ANSeS (donde están las instrucciones básicas para el cambio) unas 4.500 personas empleadas en las administradoras. Aclaró, además, que unas 1.500 directamente serán absorbidas por el Banco Nación (las que están contratadas por la AFJP de la entidad) y que unos 2.000, directamente quedan fuera del plan porque perciben salarios de más de 6.000 pesos. La idea del titular de la ANSeS, en este punto, es asegurarle a la jefa de Estado que desde el lunes se terminan las protestas de los empleados de las administradoras quejándose por su destino laboral.

Poco claro

Hay de todas maneras un punto que aún no queda claro. En teoría, y según la idea oficial, antes de ser absorbidos por el Estado, el personal de las AFJP debe ser despedido e indemnizado por las administradoras. Sólo después de este detalle, los ex empleados privados podrán pasar a revistar en la ANSeS, la AFIP, en superintendencia de ART y Seguros o en el Correo Argentino, las dependencias donde habría lugares disponibles. Hasta lo que se sabe, las administradoras no tienen pensado aplicar un plan de despidos e indemnizaciones, antes de conocer cuál será la realidad comercial a la que se deberán enfrentar desde el lunes. Incluso algunas, de capitalesnacionales, consideran la alternativa de presentarse en concurso o quiebra; y que las eventuales indemnizaciones se paguen con la liquidación de los bienes de la compañía.

Sobre el tercer punto, la decisión final que pueda tomar Griesa, Boudou le aclaró a la Presidente que se está en plena colaboración con la Secretaría legal y Técnica de Carlos Zannini y la Cancillería de Jorge Taiana para demostrar que los fondos que administran las AFJP son propiedad de los jubilados y no bienes públicos o del Estado. En total, son aproximadamente u$s 2.500 millones los que están en disputa en los tribunales de Nueva York, reclamados por los fondos buitre. El temor en Olivos, es que la próxima semana, el panorama positivo que debería generar la estatización de los fondos de las AFJP, se empañe con un cuadro donde se mezclen denuncias por falta de control al destino de los millones de pesos que manejará Boudou, protestas de los empleados de las administradoras que no conocen su destino y los dineros en Nueva York entregados a los fondos buitre por un fallo de Griesa. Según lo que dejó en claro Cristina de Kirchner desde Egipto, Boudou será también el encargado de garantizar el panorama. Si lo hace, probablemente su destino sea provechoso dentro del mundo administrativo de los K.

Comentá la nota