Desde los distintos gremios anticiparon que la puja salarial con los empresarios será dura.

Los trabajadores de diversos sectores comenzaron a discutir la mejora de sus salarios y no descartaron tomar medidas de fuerza, al tiempo que dijeron que preferirían no hacerlo. “Sabemos de la mezquindad de muchos empresarios pero es importante decir que hay muchos que se sientan y arreglan”, comentaron desde la CGT seccional Pergamino.
Los trabajadores de Pergamino comenzaron a discutir por la mejora de sus salarios para 2009 durante este mes y los distintos gremios consultados coincidieron en que la pugna con el empresariado será “dura” pero, aseguraron que agotarán todas las posibilidades para evitar la toma de medidas de fuerza. En contradicción con los dichos de varios referentes locales, un importante dirigente de la Confederación General del Trabajo (CGT) conducida por Hugo Moyano, confió desde la Ciudad de Buenos Aires a LA OPINION, que la discusión se suspendería por 60 días a causa de la crisis internacional y de algunas conversaciones con el Gobierno nacional.

Lo cierto es que las conversaciones por la mejora salarial encaradas a través de paritarias comenzaron intensamente en todo el país. El tema, en agenda desde principio de año, tuvo declaraciones desde todos los ángulos, incluido el gobierno de Cristina Kirchner, las centrales obreras y los referentes de las cámaras empresariales.

Desde la seccional Pergamino, de la CGT, desconocieron la causa en las negociaciones y dijeron que en la ciudad le darán tiempo a cada gremio para que dialogue con la patronal correspondiente con relación a la mejora de los haberes. Al respecto, Claudio Schiavoni referente del organismo contó: “Estamos dejando a los gremios que discutan su salario. Nosotros dejamos a los gremios porque cada cual tiene sus distintas empresas con las cuales discutir, pero si hay que salir a apoyar porque no se llega a un acuerdo con las patronales, saldremos a apoyar”.

En tanto, desde la Asociación Bancaria, organismo representante de los empleados de bancos, contaron que las negociaciones están en marcha y que el desafío es grande ya que deberán llegar a un acuerdo con los representantes de las bancas nacional y extranjera, pública y privada. Adelantaron que el acuerdo, de concretarse, entrará en vigencia el primero de marzo y hasta el 31 de diciembre de 2009 cuando se rediscutirá el salario para adecuarlo a la inflación de ese momento. Los empleados municipales, por su parte, cobrarán a partir de este mes un aumento del 15 ó 20 por ciento en sus haberes básicos según el grado en el escalafón. Desde el sindicato de Choferes de Camiones dijeron que esperan la resolución que tomará Moyano, porque las negociaciones son a nivel nacional.

Reclamos y conquistas

El secretario general de los bancarios, Hugo Elías, comentó a LA OPINION que, “después del último acuerdo, en diciembre pasado, cuando conseguimos que a todos los trabajadores de bancos públicos y privados, por única vez, se les diera 1.250 pesos -una suma fija que se otorgó para compensar la diferencia con respecto a 2008-, nos comprometimos por acta a discutir el aumento desde el 1º de marzo al 31 de diciembre. Nosotros estamos pidiendo 20 por ciento de aumento al básico aplicados por categoría. Obviamente en forma remunerativa y a partir del próximo diciembre reanudaremos las negociaciones. De todos modos siempre firmamos una cláusula y nos sentamos antes de fin de año a discutir”.

Por su parte, desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), contaron la situación de los empleados del Municipio que ya arreglaron con el Ejecutivo, vía Ministerio de Trabajo, que los trabajadores recibirán entre un 15 y un 20 por ciento de aumento en sus haberes remunerativo.

Daniel González, referente de ATE, uno de los gremios que agrupa a los municipales, contó que “todavía no hemos iniciado la reapertura de paritarias ni provinciales ni nacionales. Una vez que cierren los docentes seguramente se iniciará a nivel provincial. Hace unas semanas atrás se acordó con el Ejecutivo pasar una suma no remunerativa que ya cobraban los trabajadores a los básicos, a partir de febrero. Aquellos empleados que cobraban hasta diciembre el 10, 12, 15 y 20 por ciento más en sus haberes pero no era una cifra remunerativa, se prorrogó hasta enero y a partir de allí se pasaba el 15 ó 20 por ciento al básico”.

Esto significa que un empleado que cobraba un básico de 780 pesos en diciembre, obtendrá en el básico, casi mil pesos, sin contar el dinero no remunerativo que figure en su recibo de sueldo acordados en los convenios de trabajo.

En tanto, desde el gremio que agrupa a siete mil conductores de camiones de la región, admitieron estar a la espera de lo que decida su jefe máximo, Hugo Moyano. El secretario general del Sindicato de Choferes de Camiones local, Héctor Herrera, contó que “estamos a la expectativa de lo que diga Hugo (Moyano), pero se comenta que van a parar un poco el tema por lo que está pasando a nivel país y se podría discutir más adelante”, y agregó que, “Hugo está pidiendo 20 por ciento, pero ellos (por el Gobierno) marcan un piso y nosotros nos oponemos”, concluyó.

Aspereza

El líder de la CGT local, admitió que no quieren entrar en conflicto con las patronales pero que será un período de negociaciones duras y que desde la Confederación están dispuestos a respaldar cualquier reclamo, aunque confió en la “madurez e inteligencia” de los dirigentes gremiales de Pergamino para no llegar a esas instancias.

Schiavoni aseguró a LA OPINION que, “no vamos a entrar en conflicto” aunque aclaró: “sabemos que la patronal no quiere sacar plata del bolsillo, pero no cuentan la que se llevaron cuando las cosas estaban bien. Estamos de acuerdo con la petición que hace la CGT nacional y hay que confiar en ellos porque en este tiempo, desde que se normalizó están trabajando muy duro con muchas cosas. Creemos que el pedido del Gobierno (nacional) es poco”.

Desde la Casa Rosada se habla de un piso del 13,5 por ciento para comenzar la discusión salarial, mientras que las empresas y las cámaras que las representan bosquejaron, tan sólo, un 10 por ciento de aumento. En este caso, las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec), benefician a los especuladores ya que, en comparación con consultoras privadas, marcarían una inflación muy por debajo de la real.

Según dijo Moyano a los medios de prensa durante los últimos días, la CGT no aceptará pisos para la discusión del salario. Desde el mismo organismo pero desde la seccional Pergamino aportaron que, “creemos que el Gobierno tiene que decirles a los empresarios que el costo de vida ha cambiado. Hay muchos empresarios que siguen empecinados en no darnos nada o darnos lo menos posible y más en Pergamino, el empresariado es muy duro, nunca le alcanza, siempre opta por lo más fácil: reducir personal y realizar despidos. Mandan notas hablando de la crisis mundial siempre aprovechan y tienen una excusa, pero cuando les va bien, nunca dicen te doy. Ese es el enojo de los dirigentes gremiales. Más allá de esto, tengo esperanza y soy optimista, creo en la capacidad de los líderes de todos los gremios y sé que harán lo posible para no llegar a las medidas de fuerza”.

Sobre la ayuda a los gremios afiliados a la Confederación, Schiavoni dijo que “esperamos que nos traigan información. Se de la mezquindad de muchos empresarios pero es importante decir que hay muchos que se sientan y arreglan. Si no vamos a tener que hacer un desgaste. Es posible que algunos gremios lleguen a tener que hacer una medida de fuerza. Ahí estará la CGT regional, pero ojalá que no. Sé que los dirigentes gremiales no quieren ir al choque, han hablado y algunos empresarios hicieron oídos sordos”.

De esto opinó también Elías, para quien las negociaciones “van a ser bastante complejas porque sabemos que la posición de la patronal es ofrecer mucho menos. El Gobierno pretende establecerse en un 13,5% así que habrá que ser prudente en lo que se pide y prudente en lo que aceptemos. El costo de vida aumentó un 20 por ciento y no queremos que el trabajador vaya a cobrar muy por debajo de eso”.

Comentá la nota