Desde ayer, 300.000 argentinos pueden convertirse en españoles

La ley de memoria histórica beneficia a nietos de exiliados durante el franquismo
Cientos de personas hicieron fila ayer ante el consulado español, en el barrio de Recoleta, para iniciar los trámites de solicitud de la nacionalidad española a partir de la nueva ley de memoria histórica, que, según cálculos oficiales, podría beneficiar a unos 300.000 argentinos.

La medida, aprobada el viernes pasado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, reconoce el derecho a solicitar la nacionalidad a hijos y nietos de españoles que la perdieron o tuvieron que renunciar a ella por su exilio desde el inicio de la Guerra Civil, en 1936, hasta diciembre de 1955.

La Argentina es el país donde un mayor número de personas podría beneficiarse de este derecho, seguido de Cuba, Venezuela y México.

Sólo en las dos primeras horas de actividad en el consulado español, en la calle Guido 1770, fueron atendidas unas 650 personas, un número significativo si se tiene en cuenta la época del año y que el trámite puede iniciarse en cualquier momento dentro de los próximos dos años.

Posibilidades

Adela Carrera se presentó a primera hora en el consulado para tener información de primera mano sobre sus posibilidades de conseguir la nacionalidad como hija de españoles.

"Mi padre vino en 1920, no sé si entra en los requisitos, pero vino por necesidad económica, y eso debería tenerse en cuenta", apuntó Adela, que se enteró de la aprobación de la ley por familiares que residen en España.

Tampoco Graciela Vicente, hija de un español que emigró a la Argentina en 1913, conocía en detalle los términos de la normativa.

"No pierdo la esperanza, porque espero que la ley no sea tramposa, que no sea una medida política", señaló Graciela, confiada en que la nueva medida pueda facilitar que sus hijos emigren a España en el futuro.

Una tradición

Para Ramón Rodríguez, conseguir la nacionalidad española es una cuestión de "tradición" y no de oportunidades económicas. "Todos somos gallegos y debemos mantener la tradición. Yo tengo el pasaporte español y no voy a irme a vivir a España, pero quiero conseguir la ciudadanía para mi hija, para que no se pierda la tradición", aseguró mientras formaba la larga fila.

Para él, la ley aprobada por el gobierno español "es buena", pero es necesario "que no sea discriminatoria, para que los argentinos no sean considerados ciudadanos de segunda. Luchamos para que todos seamos parejos -añadió-, los descendientes de exiliados y los que no, porque todos salieron buscando una oportunidad".

Analía Marino llegó al consulado en busca de esa oportunidad tras intentar conseguir la ciudadanía española durante ocho años. "Nosotros acogimos a todos aquí, a españoles, italianos, griegos, y un reconocimiento no estaría mal", opinó Analía, otra argentina que, si consigue los papeles, planea instalarse en España.

"Mi abuelo era de Cáceres y emigró durante la dictadura; si ahora me dan la oportunidad de tener la nacionalidad, será lo mejor que me haya pasado", aseguró Analía, que vivió durante unos años en España y tuvo que regresar a Buenos Aires porque no logró tramitar su residencia.

Para evitar que se produzcan las habituales aglomeraciones en las puertas del consulado, se recomienda que los interesados reserven turnos por Internet.

Se entregan cada día unos 250 números, el doble de los que se otorgaban habitualmente hasta ahora para atender todo tipo de trámites vinculados con el consulado.

La nueva ley

La normativa, de la que podrían beneficiarse alrededor de medio millón de descendientes de españoles -en su mayoría residentes en América latina y Francia-, establece un plazo de dos años para presentar las solicitudes, aunque no se descarta una prórroga por un año más, tal como fija la ley de memoria histórica, que entró en vigor hace un año.

Para iniciar los trámites sugieren antes informarse acerca de los requisitos necesarios. En el consulado español aclararon que es indispensable certificar que la normativa está directamente vinculada con los exiliados por la Guerra Civil y el franquismo.

Requisitos

* Quiénes pueden solicitarla. Durante los próximos dos años, las personas cuyo padre, madre, abuelo o abuela hubiesen sido originariamente españoles y que llegaron al país entre 1936 y 1955.

* Exilio. Este derecho también se reconocerá a nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.

* Beneficiarios. Se estima que esta medida favorecerá a unos 300.000 argentinos.

* Certificados. Deben contar con un certificado de nacimiento del interesado y el de su padre, madre, abuelo, o abuela españoles.

* Pensión. También se debe reunir y presentar alguna documentación que acredite haber sido beneficiario de las pensiones otorgadas por la administración española a los exiliados.

* Turnos online. Se puede solicitar turno a través de la página web del consulado español: www.cgeonline.com.ar/home.php

* Informes. Para más informes, se puede concurrir en persona al consulado de España, en Guido 1770, en el barrio de Recoleta. El horario de atención es de 8.15 a 14.30, de lunes a viernes.

Comentá la nota