Desde hoy, aumentan la luz y el gas

Se vuelven a aplicar las alzas para los usuarios de altos consumos; continúan vigentes las excepciones
A partir de hoy vuelven a aplicarse los aumentos en las tarifas de luz y gas. A primera hora de hoy vence la suspensión provisoria que el Gobierno había dispuesto en agosto, tras el rechazo de los usuarios y la oposición.

"Esta noche (por la del miércoles) vence el término suspensivo", dijo ayer el ministro de Planificación, Julio De Vido, durante la inauguración de obras en la mina de oro Gualcamayo, en San Juan. En consonancia con esas declaraciones, las empresas distribuidoras de gas natural y las de energía eléctrica informaron que desde hoy comienzan a trabajar en la facturación del servicio con los aumentos.

No obstante esta ratificación, existen fallos judiciales que paralizaron las subas hasta que se resuelva su legalidad o ilegalidad.

Las alzas en la electricidad, dispuestas en octubre del año pasado para eliminar progresivamente unos $ 807 millones anuales en subsidios a la generación, alcanzan a los clientes de Edenor, Edesur, y Edelap que consumen más de 1000 kW bimestrales. Para los usuarios con un consumo de entre 1000 y 1200 kilovatios, el incremento es del 100%; para los de entre 1200 y 1400 kW, de 185%; de entre 1400 y 2800 kW, del 200%, y de más de 2800 kW, del 357 por ciento.

La suba en el servicio de gas natural, que rige a partir del decreto 2067 para financiar la importación del fluido, afecta a los clientes de altos consumos de las categorías R 33 y R 34, que superan un umbral que varía según la región y parte de los 1000 metros cúbicos anuales. Los fuertes aumentos en las facturas de luz, que durante el verano alcanzaron hasta un 400% ?junto con impuestos y penalidades?, y en las de gas, que llegaron hasta un 260%, provocaron la oposición de los consumidores.

En agosto, el Gobierno decidió suspenderlos en un 100% durante el bimestre junio-julio y en un 70% en el período agosto-septiembre. El costo fue de unos $ 493 millones en subsidios al sistema energético, que el Estado pensaba ahorrar.

Esa intención de austeridad no fue dejada de lado, según se desprende del presupuesto de 2010, que presenta una reducción significativa de los subsidios al sector energético (lo que implicaría incrementos tarifarios), y de las declaraciones del ministro de Planificación. "No hay ningún motivo" para volver a subvencionar los servicios públicos, dijo ayer.

Para minimizar el impacto de las polémicas alzas, De Vido aclaró que al momento de suspenderlas "ya había pagado el 94 por ciento de los usuarios".

En la misma sintonía, las distribuidoras Edenor y Edelap informaron, en idénticos comunicados difundidos ayer, que los ajustes sólo alcanzan al 10% de sus clientes. También reiteraron la vigencia de las excepciones a los aumentos para los usuarios residenciales electrodependientes y los que carecen de gas natural y agua por red.

Las distribuidoras de gas también subrayaron que el cargo gas no golpeará con la misma crudeza que en el invierno. "Las altas temperaturas de los próximos meses bajan el consumo, con lo que no va a pegar tan fuerte", dijeron en una distribuidora del área metropolitana.

Reveses judiciales

Sin embargo, el tarifazo es cuestión de elección. Los usuarios que no quieran pagar las facturas de luz y de gas con los aumentos pueden hacerlo y las empresas no les podrán cortar el servicio. Así lo estableció una medida cautelar de la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo que presentó el defensor adjunto del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella, para la energía eléctrica.

"Se puede abonar la factura de luz con los valores del cuadro tarifario anterior, hasta que la Justicia decida si el aumento es legal o no", dijo Sella a La Nacion. Se trata de un pago a cuenta, que deberá completarse si el fallo es a favor del Gobierno.

En el caso del gas también rigen medidas cautelas que ordenan a las distribuidoras no cortar el servicio. Además, existen dos fallos judiciales, en Rosario y en Río Gallegos, que consideraron "inconstitucional" el aumento del decreto 2067 por considerar que se trata de una facultad del Congreso que se arrogó el Ejecutivo.

En tanto, las empresas distribuidoras de gas comenzaron tímidamente a acatar el fallo de la Sala N° 5 de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que les ordenó que dieran a sus clientes la opción de no pagar el aumento hasta que se pronuncie sobre "la cuestión de fondo".

"Los clientes que no quieren pagar el cargo pueden acercarse a una oficina comercial, donde se les va a entregar un recibo con el monto a pagar sin el aumento", dijeron en una distribuidora, que prefirió no ser mencionada hasta que no se hiciera oficial la medida con un comunicado.

También confirmaron que los beneficiarios de planes sociales y los jubilados con ingresos mínimos están exceptuados de las alzas.

Comentá la nota