Desde la UBA alertan sobre el uso abusivo de agroquímicos

Un informe publicado por la Universidad de Buenos Aires (UBA) incluyó a los pueblos pampeanos de Realicó y Rancul en un "caos ecotoxicológico" por el abuso de agroquímicos en campos de la zona.
En el informe dado a conocer por esa casa de altos estudios, el médico Jorge Kaczewer alertó sobre la situación que viven localidades del norte de la Pampa y el sur de Córdoba a raíz de los efectos nocivos que genera el uso desmedido de plaguicidas.

El estudioso cita como ejemplo de este caos ecotoxicológico a las poblaciones de Realicó y Rancul, en el norte de La Pampa y Huinca Renancó, en el sur cordobés. "Los impactos de largo plazo sobre la salud humana pueden resultar tanto a partir de una única exposición a altas dosis de pesticidas, como también de exposiciones a lo largo de un extenso período de tiempo, aunque los niveles de exposición sean bajos", explica en la investigación el facultativo.

"Las pequeñas exposiciones diarias a los plaguicidas pueden tener graves efectos crónicos por exposición prolongada, como por ejemplo provocar cáncer. Además las personas no están expuestas a un solo plaguicida sino a varios", aseguró.

"Pese a que la gente no sepa que estuvo expuesta, los problemas consecuentes pueden emerger muchos años después de una exposición crónica a bajas dosis de pesticidas", agregó el investigador de la Universidad de Buenos Aires en su informe: "Uso de agroquímicos en las fumigaciones periurbanas y su efecto nocivo sobre la salud humana".

Kaczewer presentó una lista de plaguicidas asociados a la formación de diversos tipos de cánceres e información actualizada sobre la neurotoxicidad de los agroquímicos más usados en Argentina, como 2,4 D, endosulfán, glifosato, cipermetrina, entre otros, como los principales responsables del origen de diversas enfermedades en la población.

"Diversos estudios muy serios detectaron que la exposición a agroquímicos ha sido asociada con el incremento de riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer entre granjeros y otros aplicadores de agroquímicos", mencionó.

Aunque también señaló que esto fue observado entre familias de trabajadores rurales y la población general que reside en determinadas zonas agrícolas , pese a que exposiciones específicas no fueron evaluadas en la mayoría de los estudios.

El médico de la UBA destaca en un párrafo de su informe que "quizás la ciencia nunca proveerá respuestas definitivas a las preguntas más importantes que nos hacemos. Pero aún así, como individuos y como sociedad humana, nosotros necesitamos respuestas". "Al menos, leyendo algunos análisis e informes debemos decidir si queremos reducir nuestra exposición a pesticidas y cuestionar el pretendido derecho de los fabricantes de pesticidas a esparcir sus productos por nuestro suelo, agua, aire y alimentos", señaló.

Comentá la nota